El blog de Vontobel

Lo que se ve no es siempre lo que se obtiene

A menudo el aumento de los tipos de interés provoca también un aumento de la presión arterial de los inversores en bonos. Como resultado, la volatilidad ha aumentado y muchos inversores en bonos están preocupados por el riesgo de duración en sus carteras. ¿Hay razones para preocuparse? ¿Están los inversores analizando realmente los indicadores correctos para medir sus riesgos?

La duración es un indicador de cuánto debería variar el valor de una cartera debido a los cambios de los tipos de interés. Bueno, esta es la teoría; en la práctica, los cambios actuales del valor de una cartera como resultado de los aumentos de los tipos de interés difieren de la duración computada. Esto puede explicarse por los cambios en los diferenciales. En muchos escenarios, los diferenciales y los tipos de interés se mueven en direcciones opuestas, por lo que las pérdidas derivadas de la duración de los tipos de interés pueden compensarse con los beneficios de los diferenciales, lo que provoca que la duración real sea mucho menor que la calculada inicialmente. Por supuesto, este fenómeno es especialmente importante cuando los diferenciales son elevados y por lo tanto ofrecen una mayor amortiguación frente a los aumentos en los tipos de interés, como es el caso de las inversiones de crédito high yield.

Los diferenciales y los tipos de interés se mueven en direcciones opuestas, por lo que las pérdidas derivadas de la duración de los tipos de interés pueden compensarse con los beneficios de los diferenciales".

Barclays  ha elaborado un estudio titulado European High Yield: High yield duration reassessed,  en el cual analiza el high yield europeo durante el periodo 2007-2017. La duración media del índice fue calculada en cerca de 3,5, lo que implica una pérdida del 3,5% para un incremento del 1% del índice de referencia de los tipos de interés del Bund a 5 años. De hecho, la pérdida observada para este movimiento estaba de media por debajo del 1%. Este efecto de amortiguación fue más pronunciado para la deuda de menor calidad crediticia, como los valores con calificación B y CCC. La razón detrás de esta circunstancia es que la amortiguación del diferencial es mayor y que estos bonos tienden a mejorar realmente su calidad en periodos de aumentos de los tipos en un contexto de mejora económica, ofreciendo de nuevo una compensación del riesgo de duración.

¿Cómo encaja esta observación con nuestra filosofía de inversión dentro del equipo de bonos corporativos? Dado que todos los miembros de nuestros equipos cuentan con antecedentes como analistas de crédito, nuestro objetivo es generar rendimientos superiores a partir de la selección del crédito. Por tanto, nos sentimos cómodos con el hecho de que los diferenciales puedan ofrecer amortiguación frente a la volatilidad de los tipos de interés. En la práctica, podemos aislar nuestras carteras aún más de la duración mediante la inversión en bonos corporativos donde el principal impulsor de la rentabilidad es el atractivo subyacente del propio instrumento. Cuando nuestra visión respecto al crédito es correcta, estos bonos tienden a tener una mejor evolución con independencia del comportamiento general del mercado, en particular cuando tienen una calificación crediticia más baja.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba