El blog de Vontobel

¿Muerde realmente el perro que ladra?

En contra de nuestras expectativas, ha habido una victoria republicana y Donald Trump ha encontrado el camino a la Casa Blanca. Este es el resultado -durante varias legislaturas sucesivas- de haber descuidado a los trabajadores y operarios del rust belt de Estados Unidos durante muchos años. Al mismo tiempo, esto provocó un estancamiento salarial, que se redujeran las funciones manufactureras y que el mercado se polarizara hacia grandes salarios y trabajos de baja cualificación como resultado de la digitalización y las tendencias a la robotización que estamos experimentando.

Dicho esto, ¿dónde nos deja este resultado y cuáles son los principales temas políticos que surgirán a corto y medio plazo por orden de viabilidad? Y más importante, ¿cómo podemos posicionarnos para ello

1. Estímulo de la reforma fiscal.

Donald Trump favorecerá este paso que tiene una fácil puesta en práctica. Esperamos recortes en impuestos tanto a nivel personal como empresarial. Esto sostendrá el gasto de los consumidores (un pilar clave) a través de un aumento del gasto discrecional y una mayor creación de empleo en 2017.

2.Gasto en infraestructuras.

Destacado por el presidente electo en el discurso tras su victoria, es posible que se implemente como parte de un mayor gasto fiscal. Estas medidas podrían ascender a un 1% del PIB relativamente rápido. Esto debería empezar a tener efecto a mediados de 2017, con los trabajadores de baja cualificación siendo los principales beneficiados y comenzando a gastar de nuevo, sosteniendo la tendencia de consumo experimentada en 2016.

Es posible que la FED mantenga una posición prudente para mantener el equilibrio correcto, especialmente en relación al tramo largo de la curva y para no asustar al mercado inmobiliario estadounidense".

3. Mejora gradual de la inflación, pero sin excesos.

La inflación en Estados Unidos volverá a recuperarse gracias a este nuevo impulso de las infraestructuras. Se anticipa que el movimiento será moderado. Además, es posible que la FED mantenga una posición prudente para mantener el equilibrio correcto, especialmente en relación al tramo largo de la curva y para no asustar al mercado inmobiliario estadounidense. Vemos la posibilidad de que la FED reinvierta los ingresos de su libro de tesorería a largo plazo, mientras mantiene al mismo tiempo un enfoque de subida de tipos muy gradual.

Como resultado de esto, los rendimientos estadounidenses deberían aumentar gradualmente. La próxima subida de tipos programada para diciembre podría posponerse, a no ser que las condiciones actuales del mercado de renta variable se estabilicen. Mirando hacia 2017, al presidente de Estados Unidos le debería interesar no enfrentarse a la presidenta de la FED, Janet Yellen, ya que el Comité se convierte en un instrumento decisivo para ofrecer su visión.

4. Menor supervisión regulatoria y medidas proteccionistas.

En nuestra opinión, el primer aspecto entrará en la agenda y favorecerá a las instituciones financieras, especialmente desde el punto de vista de las valoraciones actuales. Respecto al segundo, su implantación podría llevar tiempo y debido a la incertidumbre, algunos mercados no desarrollados podrían sufrir económicamente. Sin embargo, podrían surgir algunos ganadores; por ejemplo Rusia, si las relaciones entre los dos países comienzan a normalizarse.

Teniendo en cuenta estos temas, creemos que podría ser interesar reforzar posiciones de riesgo específicas, ya que el crecimiento de los beneficios en Estados Unidos y la economía deberían contar con un mejor apoyo en 2017. El voto claramente contrario al modelo del establishment debería animar también a que el BCE extienda su programa hasta finales de 2017. Esto mantendrá de la misma forma el ciclo en la zona del euro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba