El blog de UBP

Factores para el reequilibrio del crecimiento de China

Pekín.
Pekín. Pixabay

El reajuste del crecimiento de China es uno de los fenómenos macroeconómicos que más comentarios suscita hoy en día. Este reequilibrio viene dado, principalmente, por dos factores: la inversión pública, que tradicionalmente suponía una gran parte del PIB, está retrocediendo en favor del gasto privado de los consumidores y las exportaciones del país, tradicionalmente consideradas como de mano de obra barata, se están centrando en productos de mayor valor añadido.

Los efectos de este giro ya son visibles. Los sectores económicos de la 'Nueva China' (bienes de consumo, tecnología y servicios) ya han superado considerablemente a las industrias tradicionales del país (manufactura, energía y materias primas) y esto se refleja en las empresas. Un buen ejemplo es Lenovo, que ha pasado de ser un fabricante de ordenadores local a ser el número uno mundial, gracias a una política de diversificación de productos y mercados, una clara apuesta por la innovación tecnológica, la comprensión y el dominio del mercado doméstico y una política sensata de adquisiciones internacionales.

La innovación, que es la clave para destacar en un mercado altamente competitivo como el chino, ha permitido que el país haya pasado de importar tecnología a colocarse en la vanguardia mundial. Gigantes de internet como Tencent y Alibaba están invirtiendo fuertemente en el desarrollo de nuevos servicios, como el pago electrónico, y en la actualidad son líderes mundiales de esta tecnología.

Pero las empresas chinas, además de encontrarse en un proceso de innovación constante, también cuentan con otra ventaja competitiva: el tamaño del mercado doméstico. Xiaomi, por ejemplo, fue uno de los mayores fabricantes de smartphones incluso antes de haber exportado su primer terminal debido a la buena acogida de sus productos en el mercado interior de China. A pesar de ello, Huawei no sólo consiguió arrebatarle la posición, sino que se ha colocado entre los cinco principales fabricantes mundiales por cuota de mercado. Y este patrón se repite en otros sectores industriales.

A pesar de la diversidad de los sectores industriales se puede apreciar una tendencia común que están aprovechando las empresas chinas: beneficiarse del cambio del modelo chino hacia una economía asentada sobre la demanda del consumo interno".

Hoy en día las empresas chinas están mejorando el valor añadido de sus productos. Es el caso del fabricante aeronáutico Comac, el impulsor del primer modelo chino de avión de corto radio, que ha sido capaz de desarrollar su línea de productos gracias a la fuerte demanda interna. Su modelo de corto radio ARJ21 ha alcanzado unas ventas de más de 300 unidades, por un valor de 11.000 millones de dólares, sustentadas en su mayoría por la demanda interna. Con este impulso, la compañía ha anunciado la firma de un acuerdo de cooperación con Rusia para desarrollar un avión de largo radio.

Otra estrategia que emplean las compañías chinas es la adquisición de empresas internacionales, que parece que se ha acelerado en los últimos tiempos. Los fabricantes automovilísticos están aprovechando su posición de fuerza en el mercado doméstico para cerrar ambiciosas colaboraciones, como la adquisición de Volvo por parte de Geely (como estrategia para, por un lado, desarrollar un vehículo de alta gama y, por el otro, abrir una planta de producción para el mercado estadounidense) o el incremento de la participación de Dongfeng Motors en PSA. También la compañía Tsinghua Unigroup ha ido adquiriendo empresas de la industria de semiconductores (como Spreadtrum, RDA y Powertech), algo lógico teniendo presente que su consumo interno representa una cuarta parte de la demanda mundial, pero complicado ya que existen reticencias por parte de los gobiernos de Estados Unidos y Taiwán.

A pesar de la diversidad de los sectores industriales se puede apreciar una tendencia común que están aprovechando las empresas chinas: beneficiarse del cambio del modelo chino hacia una economía asentada sobre la demanda del consumo interno y aprovechar sus posiciones de liderazgo en el mercado doméstico para expandirse internacionalmente. Estos son los motivos por los que China sigue aumentando su cuota en el comercio internacional que, aunque pueda suscitar legítimas dudas sobre el estado real de la economía del país, es un hecho suficientemente arraigado en los empresarios chinos como para prever que continuará.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba