OPINIÓN

Referéndum de autodestrucción

El referéndum no es una solución ni una salida razonable para el “conflicto catalán”. Puede que sea un método democrático aceptable para otro tipo de decisiones, pero no para cuestionar la existencia misma de la comunidad política.

Referéndum de autodestrucción.
Referéndum de autodestrucción. EFE

El “derecho a decidir”, cuyo ejercicio se concreta en un referéndum de autodeterminación, fue un hallazgo afortunado del nacionalismo catalán y sigue siendo su arma política más poderosa. La posibilidad de realizar un referéndum “con garantías” goza de un considerable apoyo en la opinión pública catalana; no se trata de ese 80% redondo del que presumen sus defensores, pero en cualquier caso es elevado. El referéndum cuenta también el apoyo firme de fuerzas políticas españolas de izquierda, y tiene buena prensa a nivel internacional.

Los separatistas han asociado de forma muy hábil imágenes y palabras: urnas, votos, papeletas, participación, democracia. ¿Qué solución más democrática que votar en un referéndum?

Aquellos que nos hemos opuesto al “derecho a decidir” lo hemos tenido muy complicado. Se trata de una idea sugestiva y cargada de connotaciones positivas, que entronca con el deseo amplias capas de la sociedad de tener un mayor control sobre sus vidas, y proporciona una motivación trascendental de la que carece la política convencional. ¿Quién puede negarte el derecho a decidir tu futuro? Los separatistas han asociado de forma muy hábil imágenes y palabras: urnas, votos, papeletas, participación, democracia. ¿Qué solución más democrática que votar en un referéndum?

Defender el referéndum también tiene otra virtualidad: sirve de pacífico refugio para aquellos que, sin ser independentistas, no se atreven a oponerse frontalmente al independentismo. Si defiendes el referéndum se te expide un carnet de demócrata, y tu existencia resulta más fácil. Puede que incluso dudes de la conveniencia de realizarlo, pero el marrón de impedirlo se lo come otro.

El argumento de que el referéndum no es legal, de que no cabe en la Constitución y que no tiene base jurídica internacional es importante, pero es excesiva y torpemente utilizado en detrimento de otros argumentos más poderosos que se han ido abriendo paso y que cada vez son más utilizados. Intento resumirlos a continuación:

  1. El referéndum reduce la pluralidad de la sociedad a dos opciones incompatibles y radicalmente opuestas. Blanco o negro, no hay lugar para grises. Todas las encuestas indican que cuando a los catalanes se les presentan varias opciones de configuración estatal, sólo un 30-35% escoge la independencia. Cuando se les presenta una dicotomía independencia sí-no, el porcentaje de síes sube a cerca del 50%. Los separatistas conocen este efecto e intentan sacar provecho de una falsa dicotomía, asociando el voto del “sí” al cambio y el del “no” a la defensa del statu quo.
  2. El referéndum es inequitativo, puesto que si gana una de las partes el resultado será irreversible, pero si gana la otra el resultado siempre se podrá revisar en el futuro. Apenas tres años después de perder el referéndum, y con la excusa del Brexit, los nacionalistas escoceses ya estaban reclamando una nueva votación. Su demanda produjo la indignación de parte de la opinión pública británica, que los acusó de defender un “neverendum” (referéndum que no acaba nunca). Tampoco parece una buena solución marcar un mínimo de años entre un referéndum y el siguiente: ¿deberíamos plantearnos periódicamente nuestra propia existencia como comunidad política?
  3. El referéndum no admite rectificación, ni cambio de opinión. Al contrario de las elecciones democráticas normales, en las que uno puede cambiar el sentido de su voto cada “X” años, en un referéndum los ciudadanos son obligados a tomar una decisión que no podrán cambiar en el futuro aunque comprueben que se han equivocado.
  4. Precisamente por su carácter dicotómico, irreversible y agónico, el referéndum polariza a la sociedad y desata campañas de propaganda sin escrúpulos, en donde los ciudadanos son sometidos a un bombardeo que en nada se parece a una evaluación racional de opciones. El Brexit constituye un ejemplo palmario de desinformación, generación de expectativas irracionales y manipulación emocional.
  5. Last but not least, no se puede crear una nueva soberanía sin arrancársela a otros ciudadanos. El “derecho a decidir” de unos se convierte en la pérdida de derechos de otros. En este caso, de los españoles que dejarían de tener voz y voto sobre lo que ocurre en una parte de su territorio. Si se abre esa caja de Pandora, ¿quién privará a otras comunidades políticas, reales o imaginadas, de su derecho a separarse para “vivir mejor”?

Los referéndums de Quebec y Escocia ejercen una fascinación en la opinión pública que en buena medida es fruto del desconocimiento. Tuvieron un resultado que para algunos es “tranquilizador”, pero no son un ejemplo a seguir. Lejos de ser la norma internacional son la excepción. Y lejos de proporcionar argumentos a los partidarios de un referéndum, deberían proporcionárselos a sus detractores. En el caso canadiense se produjeron en medio de una gran tensión y han dejado una impronta traumática; la Ley de Claridad cerró el ciclo estableciendo unas condiciones que los convierten en indeseables e impracticables. En el caso escocés, el referéndum no solucionó ningún problema de fondo y su promotor David Cameron pasará a la posteridad como un gobernante frívolo e irresponsable que estuvo a punto de destruir el Reino Unido y después lo sacó de la UE por intereses partidistas.  

En definitiva, el referéndum no es una solución ni una salida razonable para el “conflicto catalán”. Puede que sea un método democrático aceptable para otro tipo de decisiones, pero no para cuestionar la existencia misma de la comunidad política. El Gobierno que aceptara un referéndum estaría practicándole un harakiri al Estado y poniendo en grave riesgo la convivencia. Es necesario explicárselo a los ciudadanos, utilizando los argumentos adecuados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba