El blog de Josep Prats

Con el permiso de China

Si no vienen noticias realmente malas desde China, es muy probable que este año las bolsas europeas terminen con una rentabilidad próxima al 20%, batiendo claramente, por vez primera en ya demasiados años, a la bolsa norteamericana.

El grueso del comportamiento diferencial se deberá, sin duda, a la devaluación del euro frente al dólar que, si se queda en niveles próximos a 1,10 dólar/euro habrá sido muy beneficiosa para las cuentas de las grandes compañías globales de la zona euro, sin llegar a ser catastrófica para sus homólogas estadounidenses, que podrán repetir beneficio en dólares a pesar de que la traducción de sus ingresos en otras divisas en mercados ajenos al local les haya pasado una buena factura.

Brasil y Rusia tendrán un año muy malo e India, aunque mejor que en años anteriores, no deja de ser una economía relativamente pequeña

En fin, será un buen año para las grandes compañías globales, mejor si lo contamos en euros que si lo hacemos en dólares. Y lo será porque el crecimiento global sigue siendo muy sano.  Ha mejorado en Europa, se mantiene fuerte en Estados Unidos y, sobre todo, sigue manteniéndose marcadamente vivo en China. Sí, digo China y no digo BRIC´s o mercados emergentes. Porque Brasil y Rusia tendrán un año muy malo e India, aunque mejor que en años anteriores, no deja de ser una economía relativamente pequeña a pesar de que en un par de años superará a China como líder mundial en población.

No hablemos de PIB, que quién sabe cómo se cuenta en los distintos países emergentes. Contemos cosas fáciles de contar, como los automóviles de turismo. Y si lo hacemos, veremos que en China, con casi 120 millones de coches, el parque automovilístico quintuplica en términos absolutos el de su vecina India, con prácticamente la misma población.

Cada año, en China, 20 millones de familias que no tenían coche pasan a tenerlo. Es tanto como decir que unos 60 millones de personas (tres por familia, con la política de hijo único) pasan a engrosar, sin ningún tipo de dudas, la clase media global.

Mientras sigamos sumando, año tras año, y sobre todo gracias a China, decenas de millones de automovilistas o, si lo prefieren, de consumidores, las cosas irán bien para las grandes compañías globales norteamericanas y europeas. China es, ya hoy, una economía de un tamaño equiparable a la europea o a la norteamericana. Menor todavía, medida en términos de PIB, pero mucho más decisiva si la medimos en términos de nuevos consumidores.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba