El blog de Josep Prats

Contador a cero

Hace algo más de un mes escribía en este blog que el año terminaría, con el permiso de China, con notables ganancias bursátiles. Parece que desde entonces, no hemos gozado de dicho permiso. Las fuertes correcciones de las bolsas en las últimas semanas parecen ser imputables, de acuerdo con la mayoría de comentaristas, a la desaceleración de China, de la que la devaluación del yuan y el pinchazo de su propia burbuja bursátil, serían claros indicadores. No vamos a entrar a discutir ahora la fiabilidad, al decimal, de las previsiones económicas del gigante asiático. Pero uno o dos puntos porcentuales de margen de error en las previsiones de crecimiento de su PIB no cambian radicalmente el panorama inversor. China está en el proceso de sustituir exportación industrial por consumo interior, por ello crece menos que antes (aunque crece) el consumo de energía eléctrica y crecen mucho más que antes las ventas de entradas de cine, automóviles Mercedes, teléfonos de Apple o billetes de avión.

China está en el proceso de sustituir exportación industrial por consumo interior, por ello crece menos que antes

La bolsa americana ha recortado su diez por ciento habitual (prácticamente cada año lo hace, a veces después de haber subido un 20% antes, a veces sin haberlo hecho…) y en su caída ha arrastrado a la europea, que ha recogido adicionalmente la rápida caída del dólar frente al euro. En la semana de la gran decisión sobre tipos de la Reserva Federal, tenemos a la mayoría de mercados con el contador próximo a cero. Esta es la rentabilidad, cinco puntos arriba, cinco puntos abajo, que acumulan la mayoría de fondos de renta variable que inviertan en las grandes compañías occidentales. Y parece que no se moverán mucho hasta saber qué decide la señora Yellen este jueves por la tarde.

Como siempre ocurre, el movimiento del mercado será explicado por dicha decisión. Si sube tipos y la bolsa sube, será porque la subida pone bien a las claras que el crecimiento económico en la principal economía mundial está bien asentado y hay que juzgar con optimismo las perspectivas de generación de beneficios de las empresas. Si subiéndolos, las bolsas bajan, será porque no hay que despreciar la posibilidad de que haya un progresivo trasvase de renta variable a renta fija una vez se inicie un proceso en el que la inversión sin riesgo vuelva a ser remunerada tras un largo período de sequía. Si no los sube y la bolsa sube, será porque se muestra la clara voluntad de las autoridades monetarias de seguir apoyando la inversión productiva y colaborando en la reducción del endeudamiento y sus cargas para familias y empresas. Si no subiéndolos, la bolsa baja, se nos hará evidente que muy mal tienen que estar las cosas y mucho tiene que ser el temor a la desaceleración global para que, a pesar de contar con unos niveles elevados de crecimiento y empleo, la economía americana tenga que seguir beneficiándose de un apoyo excepcional por parte de las autoridades monetarias.

Tras las cuentas chinas, los cuentos chinos. Que hagan lo que tengan que hacer los banqueros centrales. Francamente, a mí me importa bien poco que la Fed suba un cuarto de punto este mes o lo haga unos meses después. Los inversores seguiremos comprando acciones de compañías cuyos beneficios crezcan y ofrezcan una rentabilidad inicial por dividendo claramente superior a los tipos de interés de los bonos del tesoro. Y creo que no nos irá mal y podremos ver como el contador, pasa de cero a doble dígito porcentual en lo que resta de año.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba