El blog de Ethenea

Elecciones en Francia: ¿un riesgo para los mercados?

Puesto que "la democracia es el peor sistema de gobierno, con la excepción de todos los demás", un sistema de contrapoderes institucionales acota el poder de las ramas ejecutiva y legislativa. En el presente artículo, nos centraremos en el sistema político de Francia con el fin de hacernos una idea de la importancia del proceso electoral. El riesgo político ha cobrado una considerable relevancia en el mundo de la inversión, por lo que consideramos pertinente arrojar algo de luz sobre su funcionamiento.

En Francia, la batalla electoral en la antesala de los comicios presidenciales se encuentra en plena efervescencia. Marine Le Pen, líder de partido de extrema derecha Frente Nacional, apenas alberga dudas de que pasará la primera vuelta, que se celebrará el 23 de abril. La candidata cuenta con el respaldo de una sólida y estable base de electores que seguirán votando por ella pase lo que pase. Sus contendientes son François Fillon, candidato del principal partido de centroderecha del país galo, Los Republicanos, cuya popularidad se está erosionando; Emmanuel Macron de En marcha; y Benoît Hamon del partido socialista. Según las encuestas, Marine Le Pen se enfrentará a Emmanuel Macron en la segunda vuelta y, conforme a esas mismas encuestas, este último se alzará con la presidencia.

La derrota de Marine Le Pen representa un resultado bastante probable, pues no solo está en juego la elección de uno los dos finalistas, sino también la (no) permanencia del país en la zona euro. El primero de los 144 compromisos que Marine Le Pen desea honrar si se convierte en presidenta es someter a referéndum la salida de Francia de la Unión Europea (el Frexit). Según el Eurobarómetro más reciente, dos tercios de los franceses están a favor de permanecer en la zona euro. Asimismo, tal y como ha quedado de manifiesto en elecciones pasadas, los electores no afines al Frente Nacional suelen votar en masa por el candidato opuesto (el frente republicano o front républicain) en la segunda vuelta.

Imaginemos que la noche del 7 de mayo Marine Le Pen se convierte en la nueva presidenta de la República Francesa. El interrogante que se plantea a continuación gira en torno a la composición de la Asamblea Nacional, la cámara que atesora mayor poder. La respuesta se ofrecerá en las elecciones parlamentarias que tendrán lugar el 11 de junio (primera vuelta) y el 18 de junio (segunda vuelta). Los mismos votantes que eligen directamente al presidente, escogen también a los miembros de la Asamblea Nacional. Para que Marine Le Pen disponga de poder para "reinstaurar el orden en Francia"  necesita contar con una mayoría en la Asamblea Nacional. En la actualidad, solo 2 (Marion Maréchal-Le Pen y Gilbert Collard) de los 577 diputados respaldan al Frente Nacional aun cuando Marine Le Pen obtuvo casi un 18% de los votos en la primera vuelta de los comicios presidenciales de 2012.

Si Le Pen se alza con la presidencia, esto significaría que el frente republicano ha llegado a su fin, y la consecuencia lógica sería un aumento del número de escaños en la Asamblea Nacional".

El proceso electoral de la Asamblea Nacional se asemeja en gran medida al de las presidenciales. Se trata de un sistema basado en la mayoría, y no en la proporcionalidad. En la primera vuelta, todos los candidatos intentan recabar el mayor número de votos; en la segunda, la elección de los candidatos se reduce a aquellos que consiguen una mayoría. Siempre que se unan fuerzas en un frente republicano en la segunda vuelta, resulta poco probable que Le Pen salga victoriosa y coseche una mayoría en la Asamblea. Dicho esto, si Le Pen se alza con la presidencia, esto significaría que el frente republicano ha llegado a su fin, y la consecuencia lógica sería un aumento del número de escaños en la Asamblea Nacional.

Según algunas estimaciones, Le Pen podría conseguir unos 60 escaños, muchos más que los dos mencionados anteriormente, aunque este número sigue sin constituir una mayoría. En un escenario extremo en el que el Frente Nacional logre 100 escaños en la Asamblea, esta gran minoría podría ser capaz de organizar un reférendum sobre el 'Frexit' si logra granjearse el respaldo de un 20% de los diputados. En una etapa posterior, una de las cámaras todavía podría vetar el referéndum con una mayoría simple, lo que impediría su celebración.

Con este complejo análisis pretendemos mostrar que, en nuestra opinión, las elecciones francesas no representan un riesgo político real para la zona euro, incluso si Marine Le Pen se convierte en presidenta. No resulta probable que Francia dé la espalda a Europa por elección propia. Sin embargo, esto no significa que una posible victoria de Le Pen no pueda repercutir en los mercados financieros, en concreto en el euro y los rendimientos de la deuda francesa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba