Economista ciudadano

La pobreza ha llegado para quedarse en España

Si hay un término que rechina entre el lenguaje políticamente correcto es el de la pobreza. Es cierto que manejar bien este concepto es difícil, porque hay que analizarlo siempre desde una óptica relativa, y su medición es compleja, máxime si tenemos un aparato estadístico tan pobre como el español.

En el Distrito de Salamanca de Madrid, muchos ciudadanos que habitan viviendas de alto valor catastral no pueden poner la calefacción, comer tres veces al día o irse de vacaciones

A pesar de los malos datos estadísticos, se puede decir que la pobreza en España ha venido para quedarse

Por ello, todos los datos que se van publicando, en especial la Encuesta de Condiciones de Vida que publica el INE (que se publica con un año de decalaje), hay que tomarlos siempre con cautela, puesto que no reflejan, sin duda, la realidad de la sociedad española. No hay que olvidar que en el tema de pobreza, hay incentivos a mentir en una encuesta que en una toma de datos objetivos, ya que existe lo que se denomina “pobreza vergonzante”. Este término hace referencia a aquellos ciudadanos que sienten vergüenza en reconocer que su situación se sitúa en los umbrales de pobreza. Máxime si otrora fueron ciudadanos con un cierto poder adquisitivo. Esto se da mucho, por ejemplo, en el Distrito de Salamanca en Madrid, donde muchos ciudadanos que habitan viviendas de alto valor catastral, no pueden poner la calefacción, comer tres veces al día o irse de vacaciones.

Los resultados de la ECV hay que tomarlos con cautela, ya que esconden bolsas de pobreza vergonzante muy elevadas

Por tanto, a pesar de la mala calidad estadística, podemos aseverar que España tiene un problema severo de pobreza relativa, ya que más de un 22% de la población está en riesgo relativo, según los estándares de la UE. Y si cogemos el indicador agregado AROPE, el porcentaje alcanza el 28,9% del total de la población residente. Este indicador mide la pobreza sobre la base de 9 indicadores:

1. No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.

2. No puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.

3. No puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada.

4. No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (de 650 euros)

5. Ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal

o en compras a plazos en los últimos 12 meses.

6. No puede permitirse disponer de un automóvil.

7. No puede permitirse disponer de teléfono.

8. No puede permitirse disponer de un televisor.

9. No puede permitirse disponer de una lavadora.

La capacidad de ahorro de casi el 90% de la población es nula, ya que todo está invertido en la vivienda principal

Según la encuesta, casi la mitad de la población, 48%, no tenía ningún problema en ninguno de los nueve aspectos, es decir casi el 50% de la población se puede ir una semana de vacaciones, puede acometer gastos imprevistos de 650€, no ha incumplido el pago de la hipoteca o alquiler y puede mantener su vivienda caliente y comer carne y pescado cada dos días. Aquí empieza a ser muy complicado creer que esta encuesta arroja una fotografía real de nuestro país. Si cogemos la EPA, con un 21% de desempleados, con un paro juvenil (por debajo de 30 años) del 50%, un 23% de ocupados trabajando en régimen de subempleo, y 8 millones de pensionistas con pensiones medias de apenas 900€ de media, y con un porcentaje de viudas muy elevado que cobran por debajo de 500€ de pensión, es complicado poder creer que casi el 50% vive de forma desahogada en España. Además, la capacidad de ahorro de casi el 90% de la población es nula, ya que todo está invertido en la vivienda principal, y si tenemos en cuenta que la morosidad real de la banca ronda el 15%, tenemos un cuadro manifiestamente peor, a priori, que el que dibuja la ECV del INE.

Lo más llamativo es que casi el 50% de la población no tiene problemas relacionados con los estándares de pobreza de la UE

Lo que sí es relevante es que hay casi un 22% de la población en España que vive con unos ingresos de apenas 8.000€, con datos de 2014, hogares unipersonales, equivalente a 16.823€ en hogares de dos o más miembros. Es decir, ni siquiera alcanzan el umbral del Salario Mínimo en España que en 2014 apenas superaba los 9.100€. Esto refleja la realidad del mundo laboral en España, fruto del nivel de subempleo del que presumen los que defienden la deflación salarial y el empleo a tiempo parcial. Se suele argumentar que es mejor estar empleado que estar desempleado. Sin duda, lo defienden quienes jamás tendrán que pasar por la situación de tener que elegir entre comer y poner la calefacción o no poder escolarizar a tus hijos a ciertas edades, porque es imprescindible un salario adicional en el hogar para poder subsistir.

El 22% de la población está en riesgo de pobreza e ingresa apenas 8000€ al año

Ahora que estamos en campaña electoral, tal vez sea un buen momento para preguntar a los futuros responsables políticos qué van a hacer para solucionar esto. Porque lo que sí es una realidad es que gran parte de la pobreza relativa en España es estructural, afecta a aquellas familias que nacieron en el seno de otra familia pobre, porque en España no funciona hace mucho el ascensor social. La pobreza se ceba con algunas zonas en España con más virulencia que otras, Andalucía, Extremadura, ambas Castillas, Galicia y Canarias. También se deja sentir en el medio rural, y entre las personas con menor formación. La brecha tecnológica es otro factor de desempleo crónico que se ha convertido en una palanca que amplifica la sensación de pobreza. Junto a esto, los mayores y las mujeres son otro colectivo que abraza la pobreza, tal vez, para siempre en amplias capas de la población.

Sean honestos y cuenten la realidad a la población, para que no tengan vergüenza en auto denominarse pobres

Hay que ser honestos y transmitir la idea que no hay trabajo a tiempo completo, ni salarios dignos para toda la población

El futuro no invita a pensar que los salarios, la riqueza o el ahorro van a mejorar para los percentiles de renta más bajos, el empleo precario es el antídoto que las elites tienen dibujado para mantener a la gran masa en una situación de semiesclavitud, con el señuelo de un mundo mejor en cuanto España crezca, falacia que esconde que no hay capacidad para que toda la población activa en España trabaje a tiempo completo y con salarios dignos. Por ello, sean honestos y cuenten la realidad a la población, para que no tengan vergüenza en auto denominarse pobres, aunque vivan en el Barrio de Salamanca y no puedan encender la calefacción más que un día a la semana.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba