OPINIÓN

Negando la pobreza energética se condena a sus víctimas

Hay un problema de pobreza energético serio en España. ACA estima que detrás de este fenómeno podría haber más de 7000 muertes prematuras al año, mucho más que las causadas por accidentes de tráfico

Un operario trabaja en unos contadores electrónicos.
Un operario trabaja en unos contadores electrónicos. EFE

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos diariamente es la carencia de buenos datos estadísticos, especialmente en relación a los problemas más acuciantes de nuestra sociedad: pobreza (y dentro de esta la energética), mercado de la vivienda (en compra y alquiler), salarios, medio ambiente (emisiones) y también el PIB, cuyas estimaciones se han demostrado erróneas en un porcentaje no desdeñable, artículos publicados en Vozpopuli.

La mejor forma de esconder los problemas sociales y no caer en el pesimismo es no tener buenas estadísticas

Curiosamente, la ausencia de buenas estadísticas es aprovechada por los negacionistas, para echar en cara, cuando no insultar, la irrelevancia de muchos de estos problemas. En particular, y aprovechando la tragedia de la muerte de la anciana de Reus, este coro ha lanzado todo tipo de improperios sobre los que han criticado severamente a los culpables, en particular a la compañía eléctrica.

Normalmente estos defensores a ultranza del mercado argumentan que quién no pueda pagar la luz, no la contrate

Normalmente estos defensores a ultranza del mercado argumentan que quién no pueda pagar la luz, no la contrate, que quién no pueda pagar una vivienda no la compre o la alquile, negando cualquier derecho a que la administración se inmiscuya entre agentes privados. En todo su argumento prevalece el derecho de las empresas privadas a ejercer su derecho al corte de luz o al desahucio ante cualquier eventualidad, incluso las sobrevenidas como la enfermedad o la viudedad, ya que la firma de un contrato es sagrada. También se suele escuchar que hay que leer la letra pequeña de los contratos, ya que si no se lee luego no se debería tener el derecho al pataleo, incluso cuando personas ciegas fueron estafadas en el caso de las preferentes.

Se va imponiendo la corriente que defiende que quien no pueda pagar bienes o servicios no los contrate

Esta corriente de pensamiento, que achaca estos problemas a que la sociedad tiende al infantilismo, como proclama el gran Clint Eastwood, aboga por un mundo sin excepciones, que son demasiadas para su gusto, y sin discriminación positiva para ningún colectivo, por eso admiran a Trump aunque sus loas las escondan de forma vergonzante. Según este colectivo, cada vez más numeroso entre el mundo académico, político, mediático y económico, todos partimos con las mismas posibilidades, dotaciones iniciales y dentro de hogares homogéneos. Por ende, la capacidad para alcanzar el éxito personal y colectivo es idéntica para todos. Es decir, una mujer o un hombre pueden alcanzar las mismas metas y salarios sin necesidad de discriminar positivamente a nadie. Y por supuesto, un niño que nazca en una barriada de Sevilla o Cádiz puede alcanzar la misma categoría profesional que el mismo niño que nazca en los barrios más acomodados de Madrid o Barcelona.

Si todos nacemos iguales, las ayudas para ciertos colectivos solo responden a una sociedad infantilizada que no asume su responsabilidad

Con este panorama, ¿qué sabemos de la pobreza energética en España? En España había 4,3 millones de personas en situación de pobreza energética, datos de ACA en 2012, cifra que ha alcanzado 4,8 millones en 2015, según los datos de la última oleada de la Encuesta de Condiciones de Vida que recientemente ha publicado el INE.

Gráfico 1
Gráfico 1 A.I.

Fuente: ECV INE

Con las últimas cifras, se puede, además, estimar qué porcentaje de hogares está en una situación de pobreza energética por grupo de edad. Sin duda, uno de los colectivos más vulnerable es el de los mayores (jubilados) que a finales de 2015 alcanzó la cifra de 8.3%, frente al 10,6% del total nacional. Sin duda, esta variable influye de forma decisiva en los problemas de salud que presentan muchos mayores, especialmente de huesos, problemas respiratorios u otros similares. La solución implementada por el Gobierno anterior, el llamado bono social, no ha permitido solventar en absoluto esta carencia.

Tenemos un 10% de hogares que no pueden calentar sus casas de forma digna, siendo un 8,3% entre los mayores.

Gráfico 2
Gráfico 2 A.I.

Fuente: ECV INE

Pero la pobreza energética no solo se mide por el número de hogares que no pueden mantener la temperatura adecuada, sino también si el porcentaje del pago de la factura energética es demasiado elevado. La electricidad ha aumentado entre 2006 y 2015 su peso relativo en la factura doméstica del hogar español promedio en más de un 60%. En el caso del indicador basado en gastos e ingresos del hogar obtenido a partir de la EPF, la estimación de la incidencia de la pobreza energética se establece por medio de un umbral de porcentaje de gastos de energía doméstica sobre los ingresos del hogar a partir del cual se considera que el peso de dichos gastos en el presupuesto familiar es excesivo.

El peso relativo de la energía ha aumentado de forma exponencial agravando el problema de la pobreza

Por último, un 9,4% de los hogares tiene dificultad para pagar sus facturas energéticas, según el INE (2015).

Porcentaje de gasto energético sobe el total en población mayor

Gráfico 3
Gráfico 3 A.I.

Fuente: EPF INE

Con estos datos, se puede concluir que hay un problema de pobreza energético serio en España que incluso ACA cuantifica en que este fenómeno podría estar detrás de más de 7000 muertes prematuras al año, mucho más que los accidentes de tráfico. Las compañías eléctricas y los diversos gobiernos deberían reflexionar. Negar esta evidencia o culpar a los ancianos por no saber manejar las velas, como me han llegado a decir, solo esconde una falta de humanidad terrible, pero también un darwinismo social cada vez más frecuente entre los mal llamados liberales. Los radicales de enfrente, al margen de sentirnos infantiles y adolescentes, trataremos de denunciarlo sin demagogia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba