OPINIÓN

Mentiras en el CV para ascender en Juventudes

El juego macabro de las alianzas de poder, los aparatos de partido y la escuela juvenil de la vida muelle están haciendo un daño terrible a los que se han creído aquello del mérito y capacidad.

Estela Goikoetxea mintió al asegurar que era licenciada en Biotecnología.
Estela Goikoetxea mintió al asegurar que era licenciada en Biotecnología.

Una vez más la rama juvenil de un partido político, en este caso, Juventudes Socialistas, ha saltado a la palestra no por sus buenos oficios en la gestión pública, sino por esconder sus miserias formativas para acceder a un cargo público. La representante cántabra, Estela Goikoetxea, premiada con un cargo público inventado se supone que, en pago a los equilibrios internos, ha tenido que dimitir al descubrirse que no tenía terminada la carrera de biotecnología.

Nuevo caso de falsedad en el CV de cargos en las ramas juveniles de los partidos para acceder a cargos públicos

Esto, que ha ocurrido en otros partidos y edades (Tomás Burgos o Elena Valenciano) da muestra del escaso valor moral que se da en España a la mentira en lo público, a diferencia del mundo protestante o calvinista, donde supone una tacha personal para siempre. Pero tal vez lo que más ha generado una reacción viral de desasosiego es que esta persona haya sido elegida para representar a la juventud en el proyecto político de Susana Díaz que se ha lanzado recientemente.

Esta solidaridad entre profesionales de la organización juvenil, de la que Susana Díaz es un claro ejemplo, muestra el lado más pernicioso de las organizaciones políticas de ámbito juvenil

Esta solidaridad entre profesionales de la organización juvenil, de la que Susana Díaz es un claro ejemplo, muestra el lado más pernicioso de las organizaciones políticas de ámbito juvenil que, dada esta deriva hacia la banalización del esfuerzo y la meritocracia, más valdría liquidarlas y en su caso crear la figura del bonocargo temprano. Esto les permitiría cumplir ese sueño de vivir siempre de lo público, sin apenas formación y sin esfuerzo, hasta llegar al objetivo final: Telefónica, ascenso patrocinado por Javier de Paz, a la sazón íntimo de Zapatero y así ahorrar mucho dinero al cerrar estas organizaciones.

Estas organizaciones son escuelas de ascensos sociales sin mérito y con recompensa eterna

La verdad es que en la era de la información y el escrutinio de tu vida privada parece poco inteligente falsear el CV para acceder a un Observatorio en Cantabria, salvo que las promesas recibidas impliquen cotas superiores en el escalafón político y permitir a los padrinos no hacer mucho el ridículo en el momento de la presentación en sociedad. Por ello, no sé qué deben sentir quienes la presentaron como la gran esperanza de la juventud por parte del PSOE, y sobre todo si se pararon a escrutar quién era de verdad esta farsante curricular.

La representante cántabra con cargo público y CV falso se erigió en la defensora de los miles de jóvenes formados que tienen que emigrar

Pero lo que más duele a muchos jóvenes es que se haya jugado con los sentimientos y dificultades al esgrimir en el video patrocinado de la estrella cántabra que los jóvenes en España se tienen que ir del país para estudiar y progresar, a pesar de haber terminado de verdad la carrera e incluso tener master, idiomas y otros méritos académicos. Estos verdaderos héroes observan con indignación que personajes como esta dirigente política, que volverá a la escena cuando escampe, se arroguen su representación y se envuelvan en la bandera de la generación mejor preparada de la que presumía Zapatero. Es realmente triste que los jóvenes que no militan en estos centros de aprendizaje conspiratorio y apuñalamiento por detrás tengan que visionar de qué forma tan sencilla se alcanza la gloria en lo político y en lo social, sin apenas esfuerzo.

Esta propensión a la mentira pública es un mal ejemplo para millones de jóvenes que se tienen que ir a busca su futuro fuera de España

Este modelo, muy instalado en el PSOE, pero también en el resto, debe terminar cuanto antes y dar paso a una lógica aplastante: el mérito y capacidad debe ser la máxima en una sociedad si se pretende de verdad que funcione el ascensor social. De qué sirve que muchas familias ansíen que sus hijos estudien, se formen, gracias a un esfuerzo personal ingente, si luego el espejo en el que se tienen que mirar son estos cachorros aprendices del peor concepto de la casta que acaparan aquellos puestos públicos, y privados después, que solo están al alcance de los mejores alumnos de esta escuela sufragada por fondos públicos.

La sociedad debe empezar a discriminar y afear la conducta en público a estas organizaciones que blindan a sus peores miembros para alcanzar las máximas instancias de decisión

La sociedad debe empezar a discriminar y afear la conducta en público a estas organizaciones que blindan a sus peores miembros para alcanzar las máximas instancias de decisión, sin apenas bagaje en la lucha personal por hacerse mejores y con un barniz intelectual que se construye a base de inventiva. Por esa razón, solo imaginar que Susana Díaz, o Pedro Sánchez y Patxi López pueden ser la gran esperanza blanca de la izquierda a uno se le abren las carnes y desearía ser de otra galaxia para no tener que contar a hijos y nietos, que España alumbró a personajes tan mediocres en lo político y tan poco representativos de lo que verdaderamente existe hoy en la sociedad española. El juego macabro de las alianzas de poder y los aparatos y la escuela juvenil de la vida muelle están haciendo un daño terrible a los que se han creído aquello del mérito y capacidad. La gran pregunta es clara: ¿qué les espera a los jóvenes que no falsean el CV y que no tienen padres influyentes con networking muy potente o a los que no han entrado con padrino en organizaciones juveniles del bipartidismo?

La sociedad debería empezar a afear estas conductas presentes en los principales partidos y no ensalzarlos como auténticos líderes

Esta respuesta es sencilla: el exilio y el repudio de una sociedad muerta, enferma de sedentarismo que ya no reacciona ante nada y que compra cualquier programa basura en el que aparezca algún personaje del montón que mate su aburrimiento crónico y su falta de iniciativa personal.

Susana Díaz es un ejemplo típico de soldado juvenil barnizado de líder, que ha alcanzado la fama no por su esfuerzo personal, sino por la habilidad de trepar

Por eso no vale con criticar en las redes al hecho puntual de la mentira de la supuesta biotecnóloga, sino repudiar y no votar a quien lo sigue amparando y defendiendo. De hecho, que yo sepa, la candidata Susana Díaz sigue muda vendiendo su proyecto, siendo ella uno de los típicos ejemplos de soldado juvenil barnizado de líder, que ha alcanzado la fama no por su esfuerzo personal, sino por la habilidad de trepar con todos los que han sido sus superiores.

Todos los padres y madres que sufren la frustración del desempleo y el ninguneo social, deberían inscribir a sus hijos en las Juventudes, coger número y esperar con paciencia a que les llegue el turno del cargo, coche, salario y finalmente Consejo de Administración. Para ello, basta con falsear el CV y hacerse amigo/a de los ponentes del próximo Congreso. Seguro que algo cae.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba