Jaime Castellanos se queda sin bonus. La dimisión del ejecutivo como presidente de Willis Towers Watson para poner en marcha otra correduría de seguros le ha dejado sin la posibilidad de cobrar la remuneración variable correspondiente al año 2020.

Según fuentes consultadas por Vozpópuli, Castellanos solicitó a su antigua empresa el abono del bonus anual tras haber comunicado su salida a finales de octubre. La cuantía era de alrededor de 215.000 euros. Willis rechazó pagar la retribución variable al que ha sido su presidente durante una década al entender que ha vulnerado sus obligaciones postcontractuales.

Igualmente, el ya exvicepresidente Antón Serrats también había solicitado a la compañía su bonus correspondiente, que en este caso asciende a alrededor de 165.000 euros. La respuesta de Willis fue igualmente negativa por los mismos motivos esgrimidos a Castellanos. En ambos casos, Willis defiende que incumplieron el plazo de preaviso.

Primer revés para Willis

La batalla judicial de Willis contra su antigua cúpula se dirime en los dos juzgados de Madrid. Por un lado, el Juzgado de lo Mercantil nº2 de Madrid investiga la salida de Castellanos, Serrats y el exCEO Alberto Gallego y la puesta en marcha de una nueva correduría impulsada por los tres, Deasterra Partners.

Los directivos y su antigua compañía se verán las caras en pocos días para que el juez Andrés Sánchez Magro determine si procede o no adoptar las medidas cautelares solicitadas por Willis, que ha pedido al juez que impida cautelarmente la actividad de Deasterra por un presunto delito de competencia desleal.

Por otro, el Juzgado de lo Mercantil nº16 investiga la salida de otra alta directiva, Ana Matarranz, que fichó por Howden, otra importante correduría. Matarranz mantuvo conversaciones para incorporarse a Deasterra, pero finalmente no lo hizo.

Al igual que con los otros tres ejecutivos, Willis solicitó unas medidas cautelares que le fueron concedidas en enero inaudita parte. No obstante, la vista entre las partes se ha celebrado hace pocos días y el juez Carlos Nieto ha acordado levantarlas tras escuchar a Matarranz y Howden. Willis ha sido condenada en costas y debe ahora resarcir a ambas partes por los daños y perjuicios causados durante el tiempo que las cautelares han estado activas.

Vozpópuli se ha puesto en contacto con Willis, que ha declinado comentar esta información y se limita a recordar que ha presentado una demanda contra Asterra Partners y exdirectores de la empresa "por incumplimiento de restricciones" en su respectivos contratos. "Willis Towers Watson no hace declaraciones sobre procesos judiciales en marcha, ni puede facilitar información alguna susceptible de entorpecer o influir de algún modo en un proceso legal. La compañía confía plenamente en la justicia y desea la pronta resolución de este caso".