Primer revés para Willis Towers Watson en su guerra con su antigua cúpula. El Juzgado de lo Mercantil nº16 ha decidido levantar las medidas cautelares acordadas el pasado mes de enero que prohibían a la exdirectiva Ana Matarranz y a Howden, otra importante correduría de seguros, usar información de Willis, contratar a sus empleados o intentar captar a sus clientes, según fuentes consultadas por Vozpópuli. Willis ha declinado comentar esta información.

Las cautelares fueron adoptadas a finales de enero inaudita parte (sin escuchar antes a Matarranz y a Howden) después de que Willis alegase un riesgo inminente para su negocio. La vista entre ambas partes se celebró la semana pasada y el juez Carlos Nieto ha dictado un auto en el que acuerda levantar las cautelares solicitadas por Willis, que ahora tendrá que esperar al desarrollo del procedimiento y a la sentencia que se dicte.

El magistrado ha acordado el levantamiento tras escuchar a ambas partes y determinar que el elevado riesgo alegado por Willis no es tal, además de condenar en costas a la compañía y exigirle que indemnice a Matarranz y Howden por los daños causados.

Matarranz, directora general de Human Capital y Benefits de Howden, era directora general de Willis hasta el pasado mes de noviembre. En total, trabajó cerca de 20 años en la compañía. Tras la dimisión en bloque del presidente Jaime Castellanos, el vicepresidente Antón Serrats y el consejero delegado Alberto Gallego, Matarranz, que dependía directamente del CEO, estudió la posibilidad de incorporarse a Deasterra, la correduría impulsada por los tres ejecutivos, pero finalmente decidió no hacerlo.

Segundo pleito

Es precisamente la puesta en marcha de Deasterra lo que ha motivado el segundo pleito abierto por Willis. La correduría de seguros ha presentado una segunda demanda contra los tres exdirectivos que ha recaído en el Juzgado de lo Mercantil nº2 en la que también pide medidas cautelares para evitar que puedan captar clientes de Willis.

En este caso, la vista se iba a celebrar este jueves, pero el juez Andrés Sánchez Magro ha decidido posponerla hasta finales de mes por una cuestión procesal. Willis acusa a los tres exdirectivos de competencia desleal y de haber provocado la salida de numerosos empleados, así como de usar información privilegiada para la puesta en marcha del proyecto y la captación de clientes.

La correduría que ahora encabeza  Iván Sainz de la Mora como máximo responsable en España ha incluido en el procedimiento un informe 'forensic' elaborado por Grant Thornton que incluye numerosos mensajes cruzados entre los exdirectivos en los que hablan de la puesta en marcha de su nuevo proyecto, como desveló este diario.