El recién presentado Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia (PERTE) que el Gobierno pretende llevar a cabo para impulsar el coche eléctrico contempla una millonaria inversión en apenas dos años que supera los 20.000 millones de euros y que debería servir para afianzar toda la cadena de valor necesaria para que la industria automovilística española se transforme hacia el vehículo eléctrico. Y en ese proceso, resulta imprescindible contar con una fábrica de baterías que asiente esta potente industria y evite así la dependencia de los fabricantes asiáticos.

Y todo apunta a que la primera fábrica española podría estar en las cercanías de la planta de Seat Martorell (Barcelona). Y es que el grupo Volkswagen y la propia Seat han confirmado que la tercera planta europea de baterías de la automovilística alemana –después de Suecia y Alemania– se instalará en España, según han anunciado en el marco del 'New Auto Strategy Day', en el que Volkswagen ha expuesto su hoja de ruta hasta 2030.

Así, Volkswagen ha mostrado su intención de convertir a España en un pilar "estratégico" de sus planes globales de electrificación. De esta manera, junto con Seat están dispuestos a cooperar con el Gobierno para trasformar el país en un 'hub' líder de movilidad eléctrica y, por ello, solicitarán participar en el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte). Como parte del proyecto 'Future: Fast Forward', el grupo construirá la fábrica de baterías en España para convertirse en la tercera ubicación de una de las seis gigafábricas planteadas en suelo europeo.

No solo baterías, también coches eléctricos

"España podría convertirse en un pilar estratégico de nuestra estrategia eléctrica. Estamos dispuestos a establecer toda la cadena de valor de la movilidad eléctrica en el país, incluida la producción de vehículos eléctricos, así como sus componentes, y una nueva fábrica de baterías del grupo. Dependiendo del contexto general y del apoyo por parte del sector público, a partir de 2025 la familia Small BEV podría fabricarse en España", ha reivindicado el consejero delegado del grupo Volkswagen, Herbert Diess.

Según el responsable de Tecnología del consorcio y presidente del consejo de administración de Seat, Thomas Schmall, estas nuevas instalaciones permitirían un suministro "altamente seguro" para la producción de vehículos eléctricos prevista en España. Y es que la panificada familia de modelos pequeños eléctricos podría producirse en España, lo que desempeñará un papel "clave" en la democratización de la movilidad eléctrica en Europa.

"Al igual que en nuestras dos primeras fábricas previstas en Salzgitter y Skelleftea, planteamos construir la potencial gigafábrica junto con un socio estratégico. En su fase final, a finales de la década, la planta podría tener una capacidad anual de 40 gigavatios hora", ha añadido. También el consejero delegado de Seat y Cupra, Wayne Griffths, ha apoyado esta solicitud para acogerse al PERTE y hacer así realidad los planes de Volkswagen. "Nuestro objetivo es cooperar con el Gobierno para transformar el país en un 'hub' europeo de movilidad eléctrica y la planta de producción de Seat en Martorell (Barcelona) en una fábrica de vehículos 100% eléctricos", ha apostillado.