Vodafone quiere un 70% de la compañía resultante de la fusión que negocia con MásMóvil. MásMóvil y Vodafone han continuado manteniendo conversaciones durante los últimos días en las que negocian, entre otros aspectos, el porcentaje de control que cada corporación quiere tener en el futuro operador.

Esta es precisamente la piedra más difícil de sortear en un camino cada vez más sinuoso. El operador capitaneado por Meinrad Spenger quiere liderar el proceso de fusión con un porcentaje mayoritario respecto a Vodafone. Si no es bajo esta premisa, no habrá operación, según explican fuentes cercanas a las negociaciones.

La compañía liderada por Colman Deegan, por su parte, defiende que Vodafone debe poseer un 70% de la corporación fusionada, por el correspondiente 30% que quedaría en manos de MásMóvil. Después de analizar la situación, desde el tercer operador español por número de clientes consideraN que tienen mucho margen de crecimiento y que, por tanto, el reparto que plantean es el más justo.

A preguntas de este medio, ambas corporaciones responden con las frases 'estándar' de las últimas semanas. Desde MásMóvil aseguran no estar en un proceso formal de fusión o joint venture pero no niegan la existencia de conversaciones. Desde Vodafone declinan hacer ninguna declaración al respecto. Las fuentes consultadas por Vozpópuli explican que el interés inicial de ambas partes se ha enfriado notablemente. De momento, parece que ninguna de las dos compañías va a ceder en sus pretensiones.

Cerrar la operación antes del 31 de marzo

A pesar del enquistamiento de las conversaciones por las diferencias porcentuales en el control de la futurible corporación, el escenario ideal es resolver la operación antes de que el 1 de abril aparezca en el calendario.

El motivo es que la fecha coincidiría -o estaría cerca- del fin del ciclo fiscal de Vodafone. El operador de origen inglés consolida cuentas el 31 de marzo de cada año. Hacerlo antes de abril supondría mayores facilidades burocráticas para el cierre de la fusión.

La fusión entre Vodafone y MásMóvil alumbraría el primer operador español por número de líneas. La suma de sus accesos de fijo y móvil es de 26,1 millones, por los 24,2 millones de Telefónica y los 16,9 millones de Orange.

En el caso de las líneas móviles, Vodafone y MásMóvil tienen 21,2 millones de accesos (12,3 millones y 8,9 millones respectivamente, con el 39,2% de la cuota de mercado). Telefónica atesora 16,3 millones de líneas (30,2% de cuota); Orange 13,1 millones (24,2%); y los OMV (Operadores Móviles Virtuales), 4 millones (6,3%). En banda ancha fija, Telefónica cuenta con 5,9 millones de accesos; Orange posee 3,8 millones; Vodafone, 3,2 millones y MásMóvil, 1,7 millones.