Vocento ha sufrido en los últimos meses el duro golpe de la pandemia de covid-19, que ha menguado los ingresos de las empresas periodísticas y ha obligado a plantear recortes en las retribuciones de sus empleados. Hace unos días, la compañía editora adelantaba a los sindicatos de ABC su intención de efectuar una rebaja salarial del 10%, mientras que durante los últimos días ha anunciado una medida similar a los Comités de otras divisiones del grupo.

Así lo han explicado a Vozpópuli fuentes internas, las cuales detallan que Vocento ha justificado la necesidad de este tijeretazo en la caída de los ingresos que ha tenido lugar desde la llegada del coronavirus. Es decir, las mismas que llevaron al grupo a plantear un Expediente de Regulación Temporal del Empleo a mediados de 2020.

La estrategia que ha seguido el grupo vasco -añaden- depende de la situación de los trabajadores de cada empresa. Es decir, no será un recorte lineal para todas las empresas afectadas. En los casos en los que el convenio se encuentra en negociación, se pretende introducir el recorte en el nuevo texto, mientras que en aquellas áreas en las que este acuerdo se encuentre en vigor, se quiere pactar el recorte con los sindicatos.

Este último caso es el de ABC, cuyo convenio finalizará en 2022. Sus trabajadores recibieron hace unos días la primera propuesta oficial de Vocento, que pasa por ahorrarse el 10% del sueldo de sus trabajadores. El Comité de Empresa rechazó esta posibilidad, dado que en los ejercicios precedentes también se han producido recortes. Sin embargo, la empresa no se retractó y se espera que antes del final de esta semana presente una segunda proposición.

Fuerte caída de los ingresos

Según los datos del Registro Mercantil, los ingresos de la sociedad editora de ABC han caído todos los años desde hace más de una década. En 2009, facturó 129 millones de euros, mientras que en 2019 obtuvo 50 millones. Durante este tiempo, la difusión del periódico monárquico ha descendido de forma progresiva, tanto por el declive del mercado del papel como por decisiones estratégicas, como la que implicó, en 2015, dejar de editar el diario en Canarias y Baleares.

La masa salarial también ha disminuido de forma constante durante este tiempo. De hecho, en 2010 era de 21 millones de euros, mientras que, en 2019, de 14 millones.

El pasado septiembre, este periódico cambiaba al inquilino de su despacho principal. Entonces, Bieito Rubido dejó de ser director y fue sustituido por Julián Quirós. Unos días después, estrenaba su sistema de suscripciones digitales On+, con la esperanza de obtener una nueva vía de ingresos para este periódico, que ha cerrado en números rojos en los últimos ejercicios. Sin embargo, el mercado de los muros de pago todavía no está maduro en España, por lo que el desarrollo es lento. A finales de 2020, Vocento contaba con 75.000 suscriptores digitales a sus periódicos.

La compañía dirigida por Luis Enríquez perdió en 2020 un total de 21,8 millones de euros, frente al beneficio de 6,3 millones que logró el año anterior. El mal comportamiento del mercado publicitario y la debilidad del papel fueron factores decisivos para entrar en pérdidas.