Las restricciones a la circulación y la crisis económica derivadas de la covid han disparado la oferta de vivienda sin alquilar en toda España y, especialmente, en los principales núcleos urbanos del país. La oferta de pisos llegó a duplicarse en Madrid y Barcelona, los puntos donde más había subido el precio del alquiler de vivienda en el último lustro.

A fecha de hoy, una parte de este parque de vivienda sigue sin alquilarse. De hecho, según datos del mayor portal de anuncios del mercado, Idealista, a los que tuvo acceso Vozpópuli, el volumen de pisos que lleva más de tres meses seguidos sin alquilarse es, actualmente, un 50% mayor que antes de la pandemia, tanto en la capital del país como en la Ciudad Condal.

Antes del coronavirus, el 17-16% de los pisos en sendas urbes tardaba más de un trimestre en alquilarse. Ahora, la situación alcanza a entre el 25% y el 26% según el barrio, esto es, un incremento promedio del 50%. Paralelamente, la cifra de pisos que se alquilan en menos de una semana ha caído un 75% tanto en Madrid como en Barcelona.

El parque de vivienda que no encuentra inquilino se incrementó un 50% en Madrid y Barcelona, frente al 26% de media en toda España

El fenómeno de la vivienda que no se alquila es ahora más acentuado en las grandes capitales. En el conjunto de España, el incremento de la oferta que lleva más de tres meses sin encontrar un inquilino ha sido menor, del 26% o de seis puntos porcentuales: del 23% pre-pandemia al 29% actual.

En el conjunto del país, la cuota de los pisos que se alquilan rápido, esto es, en menos de una semana, también bajó menos: del 43% precovid al 30% actual.

"Los datos muestran que las grandes ciudades parecen haber perdido el dinamismo que les caracterizaba en cuanto al mercado del alquiler, una tendencia que parece estar trasladándose a otras capitales de menor tamaño"

Es más: áreas metropolitanas también universitarias como las de Granada, Las Palmas de Gran Canaria y Vitoria-Gasteiz parecen haber emergido como alternativas a Madrid y Barcelona, siendo las tres ciudades españolas donde al menos el 49% de los pisos sigue tardando menos de una semana en alquilarse.

"Los datos muestran que las grandes ciudades parecen haber perdido el dinamismo que les caracterizaba en cuanto al mercado del alquiler, una tendencia que parece estar trasladándose a otras capitales de menor tamaño", dice Francisco Iñareta, portavoz de Idealista. "La sobreoferta de viviendas que han dejado los meses de confinamiento en los grandes mercados parece estar detrás de estos movimientos".

Reflejo en los precios de la vivienda de alquiler

Todo lo anterior explica por qué la caída interanual del precio del alquiler no es tan acentuada en el conjunto de España - del 6% - como lo está siendo en Madrid y Barcelona - de hasta un 20% según el distrito.

Este medio ya pudo cotejar la existencia de un puñado de pisos y/o estudios de vivienda en oferta por entre 400 y 300 euros en puntos del centro de Madrid y Barcelona.

VIVIENDAS
El parque de vivienda de alquiler asequible que hacen falta en España. Atlas-Gesvalt.

El hecho de que cuesten entre 400 y 300 euros tiene una carga simbólica, ya que les situaría en un rango de precios 'saludable' o cercano a la realidad de la demanda con menos recursos, si bien se trata por lo general de pisos que no se construyeron con ese fin ni el de ser energéticamente sostenibles.

La oferta de alquileres de vivienda por debajo de 750 euros se ha duplicado en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona

Paralelamente, la oferta de alquileres de vivienda por debajo de 750 euros se ha duplicado en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona.

En Madrid, estos alquileres representaban el 11% del mercado antes de la pandemia. En mayo la cuota había escalado hasta el 23% del total de los anuncios. En Barcelona, el volumen anterior pasó del 7% al 14%.