Las empresas ya han hecho su parte para empezar a vacunar contra el coronavirus. El documento sobre el modelo de colaboración que las organizaciones empresariales han ofrecido a las autoridades sanitarias ya ha sido enviado a las comunidades autónomas, con el objetivo de ofrecerles "más detalles" sobre el protocolo a seguir en caso de que "el modelo de colaboración se apruebe".

El documento, al que ha tenido acceso Vozpópuli, ha sido elaborado por estas organizaciones en un grupo de trabajo formado por los responsables de los servicios de salud de empresas líderes de la industria y la distribución. Lo hicieron días después de que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, anunciara el convenio de colaboración con la Fundación CEOE y con las mutuas de accidentes de trabajo para poner las capacidades logísticas y el personal sanitario de estas últimas a disposición de las comunidades autónomas para vacunar durante los próximos meses.

Se trata de un protocolo de vacunación que recoge tres modelos diferentes, relacionados con que "dentro de lo posible, las empresas participen en la organización de la vacunación de sus trabajadores". En concreto, el primer modelo está centrado en que las empresas colaboren a través de sus servicios sanitarios. "Esta opción permite descongestionar el sistema empleando recursos ya existentes de prevención (propios o ajenos)", expone el documento.

El segundo modelo aboga por coordinar el plan a través de las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social; con este modelo, apuntan, las tres mutuas de la cadena del gran consumo podrían vacunar a los cerca de 18 millones de trabajadores a los que actualmente ya dan cobertura y esto facilitaría la participación en la estrategia de empresas de todos los tamaños y/o con dispersión de centros por la geografía nacional

Por su parte, el último modelo recoge que las empresas no administran la vacuna, pero trabajan de forma coordinada con las autoridades sanitarias en el diseño y programa de vacunación de sus empleados, a fin de hacerlo compatible "con las necesidades especiales de un sector esencial y que no se puede parar", explican las patronales firmantes, Aces, Aecoc, Anged, Asedas, Fiab y Cooperativas agro-alimentarias.

Las empresas se ofrecen a los gobiernos autonómicos

Así las cosas, la propuesta de colaboración "tiene alcance nacional", apunta el documento, y matiza: "Si bien las empresas del sector disponen de toda la información necesaria para articular el plan adjunto (número de empleados, personal sanitario disponible, número de centros de vacunación…) desglosada por comunidades autónomas para poder trabajar con todos aquellos gobiernos autonómicos que deseen optar por el modelo de colaboración público-privada en sus planes de vacunación".

El plan de colaboración "arranca tras el suministro de las vacunas a las empresas por parte de las autoridades sanitarias y se realiza bajo los criterios de vacunación que establezcan las mismas", explica el protocolo. En este sentido, y en línea con los criterios de vacunación establecidos por las autoridades competentes, "la propuesta de colaboración permitiría acortar los tiempos en el que los profesionales cuyas funciones exigen presencialidad y que no tienen opción posible de teletrabajar, dada la naturaleza de sus puestos, tendrían acceso a la vacuna", aseguran.

"El objetivo de esta colaboración es poner a disposición del sistema todos los recursos potenciales para la vacunación, con el fin de dotar de mayor velocidad al proceso de vacunación y de alcanzar los objetivos de vacunación en el menor tiempo posible y, por otro lado, permitir, gracias a la colaboración de las empresas, que el Servicio Público de Salud tenga mayor disponibilidad para atender y vacunar al resto de la población", apunta. Ahora, la pelota está en el tejado del Gobierno y las comunidades.