Tras casi dos meses de negociaciones entre los sindicatos y la Universidad Europea de Madrid, por fin hay 'fumata blanca'. El ERE (expediente de regulación de empleo) que la empresa había propuesto en diciembre para 275 empleados finalmente afectará a 150 trabajadores. La mayor parte de ellos son docentes de los tres centros que la institución académica tiene en España en Madrid, Valencia y Canarias.

En la negociación se ha acordado excluir a colectivos protegidos, como personas con certificado de discapacidad o que estén afectados por una enfermedad grave, de la aplicación de este ERE.

Además de los despidos, un total de 75 trabajadores se podrá acoger a un programa de bajas voluntarias o "incentivadas", según a podido saber Vozpópuli. Los empleados podrán solicitar sumarse a este plan hasta el próximo 27 de marzo.

Este acuerdo, que inicialmente se alcanzó en la madrugada del pasado viernes, se ha firmado este martes 23 de febrero, tras semanas de “duras negociaciones”, como apuntan fuentes sindicales a este medio. Se ha necesitado hasta la mediación de la Dirección General de Trabajo.

Condiciones

Conforme al pacto alcanzado, tanto las personas afectadas por el ERE, como las que se acojan al programa de bajas "incentivadas", recibirán una indemnización de 45 días por año de trabajo, con un tope de 28 mensualidades.

Asimismo, los trabajadores afectados por ambas medidas percibirán una "prima lineal" por edad y también dispondrán de una prima para "colectivos protegidos", como consta en el documento al que ha tenido acceso este medio. Esta se sumará a la cuantía aplicada anteriormente.

En el pacto alcanzado también se ha acordado un plan de recolocación en la que a todos los empleados afectados se les ayudará a reorientar su futuro laboral.

La empresa comunicará tanto a los afectados por los despidos forzosos como a los seleccionados para las bajas voluntarias entre el próximo 26 de abril y el 7 de mayo de 2021. El personal no docente será despedido entre el 10 de mayo y el 31 de julio de 2021 mientras que los profesores seguirán trabajando hasta el próximo mes de julio, por lo que el semestre académico no se verá afectado, han asegurado fuentes de la Universidad Europea de Madrid.

"Un buen acuerdo"

Desde que se hizo público este ERE el pasado mes de diciembre se han sucedido numerosas manifestaciones, tanto de profesores como de alumnos, en distintos campos de la institución universitaria. De hecho, estuvo a punto de producirse una huelga de los trabajadores de la Universidad Europea. Pero, ante la imposibilidad de frenar los despidos, los sindicatos optaron por negociar con la compañía para llegar a un buen acuerdo, "teniendo en cuenta la dureza que supone negociar un ERE", indican fuentes sindicales.

Modernización de la Universidad Europea

La Universidad Europea ha asegurado que los despidos no tienen que ver con motivos económicos y que de lo que se trata es de reforzar la calidad y la excelencia educativa del centro, según fuentes consultadas por Vozpópuli. La empresa celebra haber alcanzado una "salida negociada" entre ambas partes para poder empezar su proyecto de transformación y modernización en los próximos meses.

La pandemia ha obligado a una digitalización acelerada de la educación, debido a la imposibilidad de impartir clases presenciales. Fuentes de la Universidad Europea consideran que es necesario afrontar los cambios que se han producido en los últimos meses e indican que, a pesar de los despidos, se van a mantener la presencialidad de las clases. La enseñanza presencial es una "seña de identidad" del centro, según explican fuentes del centro.