Bruselas trabaja en una legislación para regular las empresas especializadas en vender datos a otras corporaciones. La creación de los llamados coloquialmente 'brokers de datos' estará sujeta a una regulación que ya perfila la Unión Europea (UE). Es la llamada Ley de Gobernaza de Datos (Data Governance), dentro de la cual estará regulada esta figura.

La intención es tratar de competir desde el viejo continente con otros países y corporaciones que, al calor de los datos, han conseguido una mayor competitividad y ventaja sobre sus rivales. Para ello es necesario contar con una legislación.

"Las empresas que deseen comprar datos para mejorar su negocio podrán hacerlo. Esta ley regulará la manera en que se produce esa relación contractual, y garantizará que los datos son buenos y cumplen con las leyes referentes a protección de datos. La UE garantizará todo el proceso", explican fuentes cercanas a Bruselas.

El objetivo es generar una suerte de 'Google' entre las empresas de la Unión Europea. El gigante norteamericano encuentra su razón de ser en la información de quienes utilizan sus servicios.

La UE aprobará la Ley, presumiblemente, a finales de este año o principios de 2021.

En base a esos datos, Google realiza perfilados de usuarios para que otras empresas puedan ofrecer publicidad más proclive a provocar la compra. Además, esos silos de información personal permiten a la multinacional desarrollar y lanzar servicios y productos al ritmo de las necesidades del mercado.

La UE pretende potenciar este mercado mediante la creación de una gran nube de datos accesible para empresas y organizaciones públicas del viejo continente, un proyecto en el que participa Telefónica, tal y como avanzó Vozpópuli. De esta forma, cualquier empresa que desee adquirir información de ciudadanos -anonimizada y agregada- para mejorar los procesos de su empresa y ofrecer productos y servicios a medida podrá hacerlo. La Ley estará aprobada, presumiblemente, a finales de este año o principios de 2021.

Los 'brokers de datos obtendrán una acreditación para ser suministradores de información a demanda, o para que a través de ellas circulen otros datos. La competitividad de este nuevo sector vendrá marcada por la calidad de la información comercializada por los intermediarios, pero también del uso que las empresas hagan de ella.

La UE quiere potenciar la Inteligencia Artificial

La regulación de los 'brokers de datos' estimulará, además, el desarrollo de los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) en Europa. Esta tecnología necesita de ingentes cantidades de información para funcionar correctamente y, lo más importante, esos datos deben ser de calidad.

Pilar del Castillo, miembro de la Comisión de Industria, Investigación y Energía en Bruselas, y presidenta del European Internet Forum, además de copresidenta del Intergrupo parlamentario de Inteligencia Artificial y Digital, asegura que "muy recientemente, la Comisión ha presentado un proyecto de regulación sobre la IA con el objetivo de garantizar los derechos fundamentales y la seguridad de los usuarios de manera que la IA se pueda desarrollar en un marco de confianza. Uno de los elementos clave es el riesgo. Se establecen cuatro niveles de riesgo -inadmisible, alto, medio y mínimo- según afecten a los derechos fundamentales o la seguridad de las personas. En el Parlamento Europeo se inicia ahora el debate y el procedimiento legislativo”.

Por otra parte, las empresas que se establezcan como suministradores de datos tendrán que cumplir con una serie de requisitos, por ejemplo que dicha información no pueda ser utilizada en beneficio de su propio negocio. Por ejemplo, una empresa de transporte acreditada como broker o intermediaria de datos puede constituirse para que otra corporación pueda acceder a esos datos, sin embargo, la empresa que los venda no podrá beneficiarse nunca de los datos vendidos a un tercero.

El reglamento de Data Governance será de aplicación directa, es decir, en el momento en el que Bruselas dé luz verde al mismo todos los Estados miembros se regirán por él de forma automática.

En la actualidad se ha abierto un periodo de emiendas a la propuesta de regulación. Este proceso finalizará aproximadamente a finales de abril. Entre junio y julio debería producirá el voto en Comisión y a partir de septiembre, si se cumple el calendario previsto, comenzarían los trílogos -reuniones de seguimiento de la regulación entre el Consejo, el Parlamento y la Comisión-. El marco legal estaría aprobado a finales de este año o principios de 2021.