El coste de la factura de telecomunicaciones en España está por encima de la media europea, tal y como se refleja del informe DESI (Índice de Economía y Sociedad Digital) publicado hace unos días por la Unión Europea.

El informe analiza la situación de los 28 países de la UE y toma como referencia parámetros como el desarrollo de la tecnología y la conectividad, los usos de Internet y la penetración de las conexiones, así como la calidad de las mismas.

España ocupa el puesto 22 en la última edición del estudio si hablamos de los precios de las conexiones de voz  y datos. Aunque mejora en un puesto respecto al año pasado, sigue estando por encima de la media si hablamos de los 28 países de la Unión Europea. Los puestos se establecen en función de los precios, donde el puesto 1 sería el país con el coste de las telecomunicaciones más económico y 28 el país con el precio más caro.

Si hablamos del móvil, los países con la factura más económica, según la UE, son Italia, Polonia, Austria, Francia, Reino Unido, Luxemburgo y Finlandia

"El precio en España sigue siendo superior a la media de la UE. El contexto es un mercado convergente dominado por paquetes y caracterizado por un aumento de la velocidad de acceso a Internet donde el incremento de precios en los paquetes insignia de los principales operadores está generalmente vinculado a diversas mejoras", explica Bruselas en el DESI.

Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil se reparten, por este orden, el grueso de la cuota de mercado español del mercado de las telecomunicaciones.

La clave está en los paquetes

Además, la UE destaca que "el precio de la banda ancha de las ofertas para teléfonos móviles disminuyó notablemente en el último año (2017), de 39 euros a 21 euros, e incluso está por debajo de la media de la UE, umbral fijado en los 24 euros". Algo que no impide que los costes totales (móvil y fijo) en nuestro país superen considerablemente la media Europea.

Si hablamos del móvil, los países con la factura más económica, según la UE, son Italia, Polonia, Austria, Francia, Reino Unido, Luxemburgo y Finlandia.

Después se encuentran Eslovenia, Letonia, Estonia, Lituania, Rumanía, Suecia, Dinamarca, Bulgaria, Alemania, España, Bélgica, Holanda, Irlanda, Croacia, Malta, Portugal, Hungría, Grecia y Eslovaquia. Por último, los más caros son República Checa y Chipre.