Malas noticias para el turismo: la libre movilidad en la Unión Europea durante el verano no estará garantizada, ni siquiera para aquellos que estén vacunados y cuenten con un pasaporte sanitario. Así lo han decidido los países de la Unión Europea (UE) en el proyecto de reglamento aprobado esta semana, que todavía debe pasar por el Parlamento Europeo.

Para sorpresa de muchos, el certificado europeo de vacunación que preparan a contrarreloj las instituciones comunitarias y que se pretende lanzar en junio no permitirá automáticamente a los ciudadanos europeos viajar libremente por la UE, como apuntaba la propuesta inicial, sino que los Estados podrán restringir su uso y duración.

De esta forma, el documento aprobado por los Estados Miembros (llamado 'Digital Green Pass' o 'Certificado Verde Digital') reserva la posibilidad de establecer restricciones de movilidad a los viajeros que dispongan de este certificado sanitario, como cuarentenas o PCR obligatorias. Será decisión de cada país hacerlo o no. Tras conocer este giro, el sector turístico muestra su decepción.

"Estamos haciendo un pan como unas tortas"

La secretaria general de la asociación empresarial hotelera y turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec), Nuria Montes, señala que el sector "no entiende para nada este cambio de criterio", pues inicialmente este pasaporte "iba a servir para levantar las restricciones"; y cree que la Unión Europea "está haciendo un papelón, quebrando uno de los principios fundamentales: la libertad de circulación de las personas".

"Si el Certificado Verde no sirve para garantizar que no se aplique ninguna restricción injustificada en el territorio de la UE con las distintas fórmulas que se puedan incluir (vacunación, PCR u otro tipo de pruebas) estamos haciendo un pan como unas tortas, no servirá absolutamente para nada y estaremos haciendo el ridículo", opina Montes.

La Mesa del Turismo también ha acogido "con sorpresa y enorme decepción" la decisión de la UE. "El giro en la política de Bruselas es absolutamente incomprensible e inaudito para el sector turístico español, que estaba confiado en la pronta habilitación de un pasaporte de vacunación que facilitaría los viajes de los ciudadanos dentro de las fronteras de la UE, tal como se había anunciado", explica el presidente de la asociación, Juan Molas.

España no pondrá restricciones

Al turismo no le preocupa que España ponga restricciones a los viajeros internacionales que lleguen este verano a España, porque el Gobierno ha dejado claro que no es partidario de hacerlo. Alfredo González, secretario general de Salud Digital, aseguraba este jueves que "un viajero que acredite un certificado en España no va a tener que someterse a los criterios, requisitos o restricciones que establezca España".

Vozpópuli ya adelantó que la idea del Gobierno de cara al verano era permitir a los turistas europeos que estén vacunados viajar a España sin una PCR obligatoria, como hasta ahora. También se admitirá a aquellos con una prueba negativa. El problema estaría en los países emisores, pues podrían disuadir a sus residentes de viajar a España si les imponen cuarentenas obligatorias tras su regreso.

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, celebra la "lectura positiva que hace la Administración española sobre la utilización de este certificado sanitario, sin imponer más restricciones a los extranjeros que vengan a España", pero advierte que "se deberá procurar que no se produzca un proceso inverso en los países de origen, que pueden aplicar restricciones unilaterales más restrictas".

Corredores sanitarios por regiones

Además, Exceltur asegura que ha solicitado a los ministerios de Turismo y Exteriores que "regionalicen" la situación sanitaria en España para permitir el establecimiento de corredores sanitarios", evitando que se castigue a las comunidades autónomas con mejor situación. Un modelo que ya se probó tras el primer confinamiento de marzo en algunas regiones como Baleares.

Nuria Montes coincide con esta visión y se muestra partidaria de que se establezca "un sistema común de movilidad", por ejemplo, un 'semáforo covid'. Esto es, que se clasifique a las regiones por colores (verde, amarillo o rojo) en función de su situación epidemiológica. "Así todos tendremos las mismas condiciones, pero no puede ser que un país ponga restricciones de manera unilateral", sentencia.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha celebrado el acuerdo en el marco europeo, destacando que "el certificado será aceptado en toda la UE y estará disponible para todos". En este sentido, asegura que "es hora de prepararse" para que "los europeos puedan viajar con seguridad este verano", aunque "por ahora debemos mantener la cautela".

En cuanto a países terceros fuera de la Unión Europea, el sector turístico espera que se alcancen acuerdos de reciprocidad y reconocimiento mutuo de los diferentes pasaportes impulsados: por ejemplo, el británico, estadounidense o japonés. "Los países desarrollados tendrán pasaportes muy similares y esperamos que no haya mayor problema", comentan las fuentes consultadas por Vozpópuli.