El transporte público urbano y metropolitano pide auxilio al Gobierno ante la asfixia que supone para los operadores la pérdida de pasajeros por el coronavirus, una cifra que aún se sitúa lejos de los niveles precovid; y el aumento de los costes de explotación entre un 5% y un 10%, ante la necesidad de reforzar las medidas sanitarias de prevención y protección. 

El presidente de La Asociación de Empresas Gestoras de los Transportes Urbanos Colectivos (ATUC), Miguel Ruiz, recuerda que cuando comenzó la pandemia, la demanda en el transporte público -metros, autobuses, tranvías, Cercanías y trenes regionales- se desplomó en torno a un 90% y desde entonces crece entre un 2% y 3% por semana en todas las ciudades y medios de transporte. 

Ruiz explica que los ciudadanos "han adquirido conductas de movilidad ligeramente distintas y la lectura general es que se está haciendo más vida en barrio", entre otros motivos, por el miedo a los desplazamientos. Además, los tres motores claves del transporte público -el trabajo, el turismo y la educación- han sufrido un parón casi total. "Hay mucha gente que está teletrabajando y ya no necesita moverse, de la misma manera que hay menos turismo y cero estudiantes".

Sin la mitad de la demanda 

La patronal, que representa a alrededor de un centenar de empresas públicas y privadas que prestan servicio de transporte colectivo en España en el ámbito urbano y metropolitano calcula que hasta ahora sólo se ha recuperado "la mitad de la demanda respecto a antes de la pandemia, aunque en algunas regiones como Andalucía se alcanza casi el 60%". 

"Las empresas representadas en Atuc transportan más de 4.000 millones de viajeros al año. Es el dato conjunto de todos los pasajeros de autobús, tranvía, metro y tren de Cercanías de España. De esos, se están moviendo la mitad y, aunque ya estamos mejorando, aún estamos en la cifra de los 2.000 millones anuales", comenta Ruiz. 

El sector duda si recuperará los niveles precrisis al 100%

El gran problema al que se enfrentan estos operadores del transporte colectivo es la incertidumbre. Desde ATUC no tienen claro cuándo recuperarán los niveles precrisis, ni tampoco si se volverá a esas cifras récord de los últimos años en el futuro más cercano. "Es una incógnita que no podemos despejar por el momento y que no sólo es un fenómeno español, sino mundial, porque en Europa pasa lo mismo: hay menos teletrabajo y turismo", añade Ruiz. 

Las pérdidas estimadas por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en el ámbito del transporte urbano rondan los 1.000 millones de euros, a los que hay que sumar otros 750 millones de impacto negativo sólo en metros y tranvías, según apunta ATUC. En este sentido, el sector reclama al Estado ayudas proporcionales, aunque entiende que el 'balón de oxígeno' debe proceder también de las comunidades autónomas (CCAA) y los ayuntamientos. 

Ya se han aprobado 800 millones

La patronal del transporte urbano colectivo explica que el Ministerio de Hacienda ya ha 'liberado' 800 millones de euros no reembolsables para las empresas de competencia autonómica -metros, tranvías, autobuses metropolitanos o trenes de Cercanías" en el marco del denominado 'Fondo de Rescate', pero aún está pendiente el auxilio al transporte urbano de competencia municipal, refiriéndose principalmente a los autobuses urbanos. 

Este primer fondo -que se abonará en tres plazos: julio, octubre y diciembre- destinado a las empresas de transporte autonómicas forma parte de los 16.000 millones de euros que el Estado había prometido a las CCAA para financiar los gastos de la pandemia. Sin embargo, la mitad del rescate, cerca de 400 millones de euros, irán destinados al Consorcio de Transportes de Madrid y a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) de Barcelona.

ATUC reclama ahora la ayuda que asegura el Gobierno -y más concretamente el Ministerio de Transportes, como José Luis Ábalos al frente- "ha prometido al transporte urbano de competencia municipal, presente en más de 100 ciudades españolas, para poder seguir dando servicio en condiciones de normalidad". Además, la asociación también ha pedido al Estado una campaña nacional de promoción, ante la confusión generada sobre la seguridad en el transporte público".