La red de 46 puertos públicos del país registró un aumento del 4,6% en el tráfico de mercancías gestionado en marzo respecto al mismo mes del año anterior, un crecimiento que se explica por el desplome que experimentó el tráfico en marzo del año pasado, tras el estallido de la crisis sanitaria.

Según los últimos datos publicados por las autoridades portuarias, el mes pasado se gestionaron 46,4 millones de toneladas, lo que sitúa el tráfico en los primeros tres meses del año en 129,3 millones de toneladas, un 3% inferior al año pasado.

No obstante, el presiente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, ha manifestado su optimismo a la vista de cómo se van cumpliendo las previsiones de recuperación de los tráficos portuarios: "Lo más duro de la pandemia va quedando atrás, ahora toca centrarse en el trabajo que tendremos que afrontar hasta el final de año".

Todas las tipologías de mercancías, salvo los graneles líquidos, y formas de presentación experimentaron crecimientos durante el mes de marzo, destacando la mercancía general convencional, el tráfico 'ro-ro', el tráfico de contenedores y el de graneles sólidos, todas estas categorías con subidas en torno al 10%.

La mercancía general, el grupo de mercancías más numeroso --23,8 millones de toneladas en marzo y con un incremento del 8,7% respecto al año anterior--, sigue lideraron el crecimiento de los tráficos portuarios gracias a la mercancías convencional y la incluida en contenedores.

En este sentido, el tráfico de contenedores, el medio más utilizado para el transporte de mercancía general ya que más del 73% de las mercancías viajan en contenedores, con 1,47 millones de unidades, creció un 9,2% y acumula 4,3 millones de unidades en el primer trimestre.

En el acumulado anual, la mercancía general, con 67,1 millones de toneladas, supone el 53% del total y crece a un ritmo del 2,6%, con un fuerte incremento del 20% en los materiales de construcción y del 9% en la maquinaria.

Graneles

Los graneles sólidos, con 7,1 millones de toneladas en el mes de marzo y un incremento del 9,2% respecto a marzo de 2020, superan los 19,6 millones de toneladas en el primer trimestre. Por el contrario, continúa la bajada del tráfico de carbón, un 23,4% menos, propiciada por el cambio de modelo energético impulsado por la Unión Europea, aunque se ve compensado por las subidas del tráfico de mineral de hierro, piensos y forrajes, minerales no metálicos o el cemento.

Los graneles líquidos, el único tipo de mercancías que descendieron, con 14,4 millones de toneladas, bajaron un 3,5% en el mes de marzo, sumando 39,8 millones de toneladas en acumulado anual.

En este grupo, los descensos más acusados han sido en el tráfico de gasolina (-23,5%), el fueloil (-13,5%) y el petróleo crudo (-11,8%), debido mayormente a las restricciones de movilidad impuestas por el estado de alarma. Sin embargo, algunos productos como el gasoil (+7,7%) y, en menor medida, los biocombustibles (+1,9%) experimentaron incrementos.

El tráfico de pasajeros, que alcanzó las 720.519 personas en marzo, descendió un 24,7% y se mantiene a la espera de su reactivación. Las restricciones de movilidad han provocado que la caída del tráfico de cruceros se haya desplomado, salvo en las Islas Canarias, donde se han reiniciado algunas líneas, descendiendo hasta un 90% respecto a 2020.