El servicio de mensajería por internet Telegram ha iniciado los preparativos para una oferta pública inicial en dos años mediante la cual puede sacar entre el 10% y 25% de sus acciones al mercado, según ha informado este lunes en su edición digital el diario económico ruso Védemosti.

De acuerdo con la misma fuente, que basa su información en tres fuentes, una de las cuales el auditor que prepara la colocación de Telegram en el mercado y otra un banco de inversión conocedor de los planes de la red social, la empresa propiedad de Pável Dúrov aún no ha fijado un rango de precios orientativo para la colocación.

Telegram ha comenzado a hacer análisis previos y está eligiendo ahora la región y el mercado en el que quiere colocar sus acciones en 2023, según Védemosti. Dúrov tampoco ha decidido cómo hacer la colocación, si de manera directa o a través de un vehículo de inversión especial como las SPAC para entrar en un índice.

De acuerdo con un experto citado por Védemosti, la opción más atractiva para los accionistas de Telegram es una salida directa a Bolsa, por ejemplo la de Nueva York, como hizo la tecnológica Slack, una herramienta de mensajería corporativa.

En ese caso Telegram se abre a una atención especial de la Comisión de Valores estadounidense (SEC, en sus siglas en inglés) "que podría estar relacionada con la presencia de oligarcas rusos en el capital" social, según este analista.

Védemosti aclaró al respecto que no tiene información sobre otras personas o entidades con intereses en Telegram que no sean el propio Dúrov.

Bloqueo del salto al parqué

El diario recuerda que la SEC bloqueó en 2019 el lanzamiento de la plataforma de criptomonedas TON Blockchain (Telegram Open Network) y exigió la devolución del dinero a los inversores.

Es posible por ello que Telegram elija "una solución más modesta", como la Bolsa de Hong Kong, que cuenta con gigantes tecnológicos asiáticos, según el experto. Según Védemosti, el servicio de mensajería, que en enero pasado superó 500 millones de usuarios activos al mes, puede ser valorado entre 30.000 y 50.000 millones de dólares.

Los asesores proponen vincular la valoración de la compañía al número mensual de usuarios activos de la red social y partir de un precio de unos 50 dólares cada uno. Dentro de dos años, el servicio contará probablemente con entre 800 millones o 1.000 millones de usuarios activos, según los cálculos de las fuentes del diario ruso.

Se colocarían como máximo un 25 de las acciones y como mínimo un 10 %, indica. Dúrov informó en marzo pasado de la recaudación de más de 1.000 millones de dólares a través de bonos entre "algunos de los inversores más grandes y conocedores" del mundo, lo que permitirá a Telegram seguir creciendo en el mundo, escribió en su cuenta de la aplicación.

"Cuando lancé Telegram hace casi ocho años, dije que su objetivo último será ser económicamente sostenible y que pueda servir a la  humanidad durante décadas (o siglos)", añadió.