La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha aprobado que a partir de los próximos días 15 provincias española puedan tener nuevos prefijos telefónicos (Alicante, Almería, Cádiz, Cantabria, Ciudad Real, Huelva, Jaén, Lleida, Lugo, Madrid, Málaga, Navarra, Salamanca, Sevilla y Valencia).

"Por ejemplo, en Madrid, los números geográficos ya podrán empezar por 8 (prefijo 815), tras constatar la situación que presenta el rango 9 para Madrid. En otras provincias, como Lugo (882), Salamanca (823) y Valencia (860), la numeración también podrá empezar por 8 (como ya se viene utilizando desde hace años en otras provincias). Las llamadas a números fijos podrán empezar por 865 en Alicante; 850 en Almería; 842 en Cantabria; 826 en Ciudad Real; 848 en Navarra o 854 en Sevilla", explica la CNMC en un comunicado.

Unos nuevos indicativos provinciales que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales (SETID), pretende que entren en vigor cuando sean aprobados por el propio organismos y publicados en el BOE (Boletín Oficial del Estado). A partir de ese momento, la nueva numeración estaría disponible para que los operadores soliciten su asignación a la CNMC.  

Las provincias españolas tienen números de teléfono fijos con nueve dígitos. Prácticamente todos los prefijos de España comienzan por 9, número al que siguen otros ocho dígitos. En los últimos años es cada vez es más habitual que seamos llamados desde un número provincial que empiece por 8. 

La CNMC recomendó en su día a la SETID que "atribuyera y adjudicara nuevos indicativos a esas provincias tras constatar que tienen una tasa de ocupación de la numeración geográfica muy alta".

La numeración total, ocupada al 85%

A día de hoy el 85% de la numeración total está ocupada, motivo por el cual se ha aprobado la nueva numeración.

"La numeración es un recurso limitado. Por eso, el Gobierno se encarga de elaborar el Plan Nacional de Numeración, que lo modifica y actualiza cuando conviene. De esta forma, para cada servicio establece que han de emplearse una serie de rangos determinados. Para la numeración geográfica son los rangos cuya primera cifra es 8 o 9 y la segunda cifra es distinta de 0. Cada provincia dispone de uno o más indicativos provinciales identificados por las tres primeras cifras", explica la CNMC.