Telefónica ha elaborado un plan por fases para la vuelta a la normalidad de los empleados que hoy se ven obligados a teletrabajar tras decretarse el estado de alarma a mediados de marzo para combatir la pandemia del coronavirus.

La estrategia fijada establece que los empleados de la compañía estén de vuelta, en la medida de lo posible, en septiembre -será un regreso escalonado-, si bien "no se descarta el mes de diciembre o incluso principios de 2021 como fecha en la que todos los trabajadores puedan estar ya a pleno rendimiento en las instalaciones", explican fuentes del sector a Vozpópuli. Quienes aseguran, además, que "si la situación mejora, el escenario sería otro y la vuelta se aceleraría".

Distrito T, la sede central de Telefónica ubicada en el madrileño barrio de Las Tablas, es hoy un desierto que hasta no hace mucho daba cabida a 11.000 empleados del operador de telecomunicaciones.

La forma de trabajar, la expansión del teletrabajo, va a quedarse definitivamente en las estructuras empresariales

"Prácticamente sólo está en Distrito T el personal que vela por la seguridad de las instalaciones. Los únicos empleados que trabajan físicamente son los encargados de mantener los servicios esenciales, principalmente técnicos que realizan su labor fuera de las oficinas, y también los dependientes de las tiendas a pie de calle que se mantienen abiertas", explican las mismas fuentes.

La compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete planea precisamente también la apertura gradual de su red de tiendas durante las próximas semanas y meses, siempre en paralelo a las medidas que dicte el Gobierno en torno a la lucha contra el Covid-19.

La importancia del teletrabajo

Aunque son muchas las empresas españolas que proyectan la vuelta a la normalidad en sus oficinas en torno a septiembre, Telefónica, dada su alta digitalización, puede alargar este periodo de teletrabajo sin problemas. El objetivo es "salvaguardar en la medida de lo posible la seguridad de sus empleados y clientes", detallan las mismas fuentes. El operador lleva desde hace años fomentando el teletrabajo.

Lo que viene sucediendo en términos laborales durante el coronavirus es una nueva forma de trabajar que ha llegado para quedarse. "El teletrabajo va a quedar definitivamente instaurado en todas las organizaciones empresariales, y evidentemente también en Telefónica".

Freno a la venta de TED

La situación causada por la pandemia del coronavirus ha frenado en seco la venta de la filial de servicios educativos a distancia, TED (Telefónica Educación Digital). La alta demanda de este tipo de plataformas durante el estado de alarma es una oportunidad para revalorizar la división del operador, hasta hace unas semanas con el cartel de 'en venta' sobre sus espaldas.

En 2018 Telefónica Educación Digial facturó 10,6 millones de euros y registró unas pérdidas de 8,4 millones de euros, tal y como reflejan sus cuentas correspondientes a 2018 consultadas por este medio a través de la plataforma Insight View.

Las necesidades actuales pueden engordar el precio de TED de cara a una venta futura. La demanda de formación a distancia no deja de crecer, con universitarios, adolescentes y niños en casa, sin posibilidad de recibir clases asistenciales y forzados a aprender en remoto.