Telefónica espera la decisión de Orange respecto al fútbol. El operador francés, de momento, no ha movido ficha en torno a la compra de los derechos del deporte rey, que sí ofreció el año pasado (LaLiga y la Champions League).

"Nuestra intención es ofrecer los mejores contenidos a nuestra base de clientes", se limitan a explicar desde la teleco naranja. Así las cosas, es una decisión que, de producirse, supondría la quita de 290 millones de euros de la factura anual del fútbol de Telefónica. El operador azul vería reducida su factura anual hasta los 1.000 millones de euros aproximadamente.

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) es la encargada de fijar los precios de los derechos del fútbol con una fórmula que tiene en cuenta los clientes de televisión del operador (75% de peso en la decisión), sus conexiones de banda ancha (20%) y la huella de fibra (5%). Según los datos actuales, Orange tendría que pagar esos 290 millones de euros por LaLiga y la Champions League.

Los operadores deben pagar anualmente la factura del fútbol y el coste se escala anualmente -de menos a más-, tal y como asegurado fuentes del sector, aunque este incremento anual es mínimo

Si se produjera la entrada de Vodafone en la puja por los derechos, cosa que no va a suceder tal y como aseguran desde la teleco británica, el montante sería sensiblemente sería menor. Esto se debe a que el incremento de actores reduce el coste de los derechos.

Se podrían dar pues dos escenarios. El primero es que Orange apueste por los derechos, en cuyo caso Telefónica verá amortiguada su factura pero contará con un rival más para comercializar el fútbol. El segundo es que la teleco gala decline acudir a la subasta y Telefónica sea el único operador con todos los derechos, lo que le situará en una ventaja competitiva de cara a captar clientes, pero con una factura mayor para rentabilizarlos.

1.300 millones al año

El operador capitaneado por José María Álvarez-Pallete firmó unos 4.100 millones de euros por LaLiga y la Champions League de 2018 a 2021. Los pagos se realizan anualmente y, de media, el operador pagar unos 1.300 millones de euros por temporada.

Los operadores deben pagar anualmente la factura del fútbol, cuyo coste se escala anualmente -de menos a más-, tal y como aseguran fuentes del sector, aunque es un escalado apenas perceptible.

Vodafone decidió el año pasado no abonar derechos del fútbol tras considerarlos demasiado caros. La inflación es tan grande, aseguran desde el operador, que no permite rentabilizar lo que se paga por los mismos.