UGT, el sindicato mayoritario en Telefónica, propondrá al operador una jornada laboral de nueve horas diarias, tal y como ha podido saber Vozpópuli de fuentes de total solvencia. El objetivo es implantar definitivamente la semana laboral de cuatro días, un formato que la compañía de telecomunicaciones comenzará a probar de octubre a diciembre de este año, si bien con otras condiciones que las que titulan este artículo. Desde ahora y hasta otoño, hasta 1.900 trabajadores del operador podrán sumarse a la iniciativa piloto, con un recorte de 5,5 horas semanales de trabajo.

La jornada laboral de nueve horas es una propuesta adicional para perpetuar la semana laboral de cuatro días. Eso es lo que quiere UGT. Los empleados de Telefónica tienen establecido por convenio 7,5 horas diarias de trabajo, lo que supone un total de 37,5 horas a la semana.

Con esta propuesta de jornada de nueve horas estaríamos hablando de un total de 36 horas semanales. El recorte de horas, en este caso, sería mucho menor que el modelo que ya ha aceptado probar Telefónica, y con el que se pierden 5,5 horas semanales. Con la jornada de nueve horas la reducción sería de tan sólo 1,5 horas a la semana. Esta hora y media de menos respecto al convenio actual supondría un recorte de sueldo para el trabajador, que sería sufragado por ambas partes -empleado y empresa-, pero sería menos costoso que en el caso del modelo sobre el que se realizará el piloto a partir de octubre.

Telefónica mirará con lupa la repercusión en el ahorro de costes de la semana de cuatro días laborables

El proyecto piloto de semana laboral de cuatro días supone una rebaja de un 14% de la reducción de la nómina de los empleados que apuesten por este modelo. Telefónica asumirá un 2,8% de ese porcentaje, mientras el resto (11,2%) será repercutido al trabajador.

Desde el sindicato consideran que la semana laboral de cuatro días aporta muchas ventajas tanto al empleado como a la empresa. "Permite deslocalizar puestos de trabajo. Hay que pensar que muchas personas trabajan en Madrid, una de las ciudades más caras de España. Es cierto que verán recortado su sueldo, pero habrá quien salga ganando porque opte por marcharse a regiones donde vivir tiene un coste mucho menor que en la capital", explican otras fuentes.

Telefónica analizará con lupa el ahorro de costes que supondrá la adopción inicial -como decimos en pruebas- de la medida. Lo hace en un momento que se antoja crucial por la mala situación por la que atraviesa el sector, con un descenso notable en los ingresos debido a la presión que imprimen los Operadores Móviles Virtuales en los precios. Esto obliga a los grandes del sector a lanzar tarifas más económicas, algo que repercute en el ARPU (ingreso medio por usuario).

Telefónica y sindicatos, a meses de un nuevo convenio

Es indiscutible que la semana laboral de cuatro días supondrá el recorte de la factura de la luz y los gastos en mobiliario para Telefónica, por citar solo dos derivadas. "En Telefónica se trabaja generalmente por proyectos, por lo que la semana laboral de cuatro días no debería ser ningún problema para la compañía. Cada proyecto tiene que estar finalizado en tiempo y forma y es el empleado quien debe distribuir su tiempo como considere oportuno para cumplir con los objetivos", explican fuentes cercanas al operador.

El modelo de nueve horas diarias no se aplicaría para el total de los casi 23.000 empleados que el operador posee en España -11.000 de ellos en Madrid-. El motivo es que hay trabajadores que Telefónica necesita tener disponibles cinco días a la semana por la naturaleza de su función, o porque no trabajan por proyectos -pensemos, por ejemplo, en recursos humanos o las áreas de mantenimiento de líneas-.

La noticia se produce a meses de encarar las negociaciones de un nuevo convenio laboral que establecerá las directrices que tendrán que asumir tanto la empresa de telecomunicaciones como su fuerza laboral, representada, como decimos, principalmente por UGT y Comisiones Obreras, que acaparan más del 60% de la representación sindical de la teleco.