Telefónica ya trabaja mano a mano con Garrigues, uno de sus asesores legales de cabecera, para analizar las posibles irregularidades cometidas en la compra de la consultora Govertis que han provocado el despido de varios empleados de la 'teleco', entre ellos el de Pedro Pablo Pérez, hasta ahora responsable del negocio de ciberseguridad de Telefónica, como adelantó Vozpópuli. Ni la empresa ni el despacho han querido hacer comentarios sobre esta información.

La firma que preside Fernando Vives asesora habitualmente a la ‘teleco’ en operaciones corporativas como por ejemplo la venta de torres en Ecuador y Colombia a Phoenix Tower International. Ahora, el bufete ha vuelto a ser requerido por los de Álvarez-Pallete para analizar el alcance y las responsabilidades del posible fraude. De hecho, las fuentes consultadas añaden que la firma también ha asesorado a la compañía en el proceso de despido de los directivos que vulneraron el código ético de la firma.

Eleven Path, la marca de Telefónica que aglutina los servicios de ciberseguridad a empresas, facturó en 2020 un total de 448 millones de euros

Telefónica ciberseguridad

A finales del pasado mes de febrero el operador dirigido por José María Álvarez-Pallete despidió al jefe de ciberseguridad de la compañía, Pedro Pablo Pérez, y a otros empleados de este departamento de manera fulminante.

El movimiento se enmarcó entonces dentro de un reajuste de la división. María José Almazor pasó a ser CEO de la nueva división de ciberseguridad y Cloud de Telefónica Tech (denominada Telefónica Cybersecurity & Cloud Tech). Hasta entonces era consejera delegada en Telefónica España. En su anterior puesto la compañía ha puesto a Sergio Oslé, anteriormente responsable de Movistar+.

Si embargo, el cese del responsable de ciberseguridad se debió a las sospechas por parte del operador de fraude en la compra de Govertis, compañía de ciberseguridad adquirida por Telefónica el verano pasado, una noticia que avanzó en exclusiva Vozpópuli. Govertis era un proveedor de referencia de la compañía de telecomunicaciones, que contaba con ella de forma frecuente para realizar auditorías a otras empresas.

Eleven Paths es la marca de en la que Telefónica aglutina los servicios de ciberseguridad para empresas. En 2020 facturó un total de 448 millones de euros. Se encuentra integrada dentro de Telefónica Tech, área creada a finales de 2019 en la que se integran los negocios de ciberseguridad, cloud, big data e Internet de las Cosas (IoT). Es el departamento que crece a mayor ritmo del operador.

Recorte de la masa salarial

Telefónica ha recortado un 20% la masa salarial de su departamento corporativo. La maniobra se enmarca dentro del plan estratégico comentado anteriormente.

Pallete buscó un golpe de efecto para cambiar el rumbo de la compañía y tratar de mejorar su comportamiento en bolsa. El programa circuló en torno a varios ejes, entre los que destacan las desinversiones en prácticamente toda Latinoamérica y centrar los esfuerzos en los mercados más rentables.

Desde entonces, España, Alemania, Reino Unido y Brasil han pasado a ser prioritarios para la compañía de telecomunicaciones, mientras la práctica totalidad de sus divisiones latinoamericanas se encuentran abiertas a procesos de venta o sinergias. El objetivo es reducir la exposición en la región. Así las cosas, el operador español no ha logrado concretar hasta la fecha ninguna operación de calado en la zona con ninguna de sus divisiones. El coronavirus ha congelado en gran medida este tipo de operaciones.

Uno de los motivos de esta estrategia se encuentra en la alta volatilidad de monedas como el bolívar venezolano o el peso argentino. La repatriación de las ganancias en la región se ve minusvalorada, lo que se ha convertido en un lastre para las cuentas del operador, que además en el último ejercicio sufre este mismo mal en Brasil.