El Juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid ha suspendido la vista oral prevista para el próximo jueves, día 17 de junio, correspondiente a la demanda interpuesta por Andrea Orcel contra Banco Santander "después de que se constatara que no es posible celebrar las pruebas testificales que estaban previstas a través de vídeo-conferencia", según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El próximo jueves estaba previsto que se reanudara el juicio con las declaraciones del presidente de UBS, Axel Weber, y del ejecutivo del banco suizo Mark Shelton, después de que el pasado 19 de mayo declarara la presidenta de Santander, Ana Botín. También tenían que declarar el secretario del Consejo de Administración del banco español, Jaime Pérez-Renovales, y el exjefe de Recursos Humanos, Roberto di Bernardini.

Como publicó ayer jueves este diario en exclusiva, Santander ha solicitado al juez que para que los ejecutivos de UBS declaren por videoconferencia debía haberse tramitado una comisión rogatoria a Suiza.

El banco español ha presentado alegaciones a la providencia del juez que citaba a los ejecutivos de UBS a declarar por videoconferencia, advirtiendo que la única forma permitida en el Derecho español para la declaración por videoconferencia desde el extranjero debe ser por comisión rogatoria.

El proceso de esa comisión rogatoria, explican fuentes expertas en la cuestión, podría suponer una demora en la continuación del proceso de unos seis meses.

La declaración del presidente de UBS y del responsable de compensaciones del banco suizo es clave para aclarar la posición de la entidad ante el fichaje de Andrea Orcel por Santander, y si en algún momento estuvo dispuesto a negociar con el banco español pagar parte de los pagos debidos al banquero italiano.