El Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de la venta en 2013 de casi 3.000 viviendas públicas del  Instituto de la Vivienda de Madrid por 201 millones al consorcio de inversión privado Azora-Goldman Sachs.

En un auto al que ha tenido acceso Vozpópuli, el Alto Tribunal desestima los recursos presentados por la Comunidad de Madrid -presidida entonces por Ignacio González y ahora por Isabel Díaz Ayuso, ambos del Partido Popular- y la propia Azora contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que ya había sentenciado la nulidad de la enajenación de 32 promociones de viviendas en arrendamiento en adjudicada a Azora Gestión y su posterior trasmisión de la propiedad a Encasa Cibeles S.L., participada por Azora y Goldman.

El Supremo termina de confirmar así la nulidad de la resolución de venta firmada por el antiguo IVIMA el 29 de agosto de 2013, por la que 2.935 viviendas públicas pasaron al consorcio privado previo pago de 201 millones de euros.

Operación injustificada

El Alto Tribunal no ha encontrado argumentos que justifiquen que dichos pisos públicos ya no eran necesarios en su "labor social de proporcionar a las clases desfavorecidas una vivienda digna".

El Supremo, además, ha esgrimido que dicha operación supondría un perjuicio injustificado al arrendado tras observar la demanda presentada por el Ensanche de Vallecas de la Plataforma de Afectados por Vivienda Pública (PAVPS).