Durante el período de proceso soberanista de Cataluña, el archiconocido procés, las llamadas al boicot en el consumo y la elección de uno u otras marcas como protesta han sido más que repetitivos. Un caladero que han permitido que, desde 2014, los supermercados catalanes hayan crecido a doble velocidad en tienda y superficie que las cadenas que operan en el territorio nacional. 

Según los datos que ofrece la herramienta Retail Data, las ocho principales enseñas regionales catalanas han aumentado un 27% el número de tiendas durante estos cinco años y ha crecido un 25% su espacio de venta en Cataluña. Por su parte, el crecimiento de los gigantes del gran consumo que operan por toda España ha sido del 10% en Cataluña, tanto en red de tiendas como en superficie. 

Condis es uno de los operadores que ha impulsado el crecimiento de los regionales catalanes desde 2014 hasta la actualidad. Este gigante,  que pertenece a los hermanos Condal y que abrió su primera tienda en el Mercado de la Mercé en Barcelona, ha incrementado un 51% su número de tiendas en Cataluña, de 356 a las 539, y su espacio de venta  sube un 30% en esta etapa del procés, de 160.191 metros cuadrados a los 209.512 a cierre del tercer trimestre de 2019. La compañía, que está presente también Castilla-La Mancha y Madrid, tiene el 90% de la red de tiendas en esta comunidad. 

[singular-iframe src='https://datawrapper.dwcdn.net/8l2PK/1/']

Bon Preu y Bon Área son los otros dos motores del crecimiento de los supermercados catalanes durante esta etapa. El primero de ellos, que tiene el 97% de sus tiendas en Cataluña y que tras alguna decisión estratégica se la ha vinculado con el independentismo, ha incrementado en un 17% sus tiendas durante estos cuatro años, de 161 a 189 supermercados, y ha aumentado un 31% su espacio de venta. En el caso de Bon Área, el crecimiento ronda el 60% en tiendas y superficie desde 2014, aunque sus 273 supermercados representa el 77% de su red total. 

[singular-iframe src='https://datawrapper.dwcdn.net/Y6r4a/1/']

Eroski y DIA lastran al resto

Los operadores nacionales han crecido la mitad de rápido en estos cinco años. Según los datos que ofrece Alimarket, entre Mercadona, Grupo Eroski y Condis se reparten el 35% del total de la sala de venta catalana y, los últimos datos que ofreció en 2015 esta publicación especializada, mostraban que entre Mercadona, Eroski y DIA se repartían el 36% de la cuota de mercado. 

El sufrimiento de DIA y Eroski en este período es significativo en la región. DIA ha recortado su red de tiendas un 13% y un 11% su espacio de venta. Una rebaja que ha provocado que Condis le relegue al segundo lugar por red de tiendas en Cataluña, pese a mantener 453 establecimientos. Eroski ha pagado la reestructuración comercial llevada a cabo por Caprabo, una cadena considerada regional catalana hasta su venta en 2007 a la cooperativa vasca. Con todo ello, Eroski se ha dejado durante esta etapa un 12% de su espacio de venta, aunque ha elevado un 4% su número de tiendas hasta las 305. 

[singular-iframe src='https://datawrapper.dwcdn.net/R81ZV/1/']

Mercadona ha incrementado durante estos años de incertidumbre política en Cataluña un 12% su red de supermercados y un 24% su espacio de compra. La cadena de Juan Roig cerraba 2014 con 225 tiendas y al cierre del tercer trimestre de 2019 son un total de 252, un 15% de su red total en España. Carrefour es otro que ha seguido el tirón de los regionales con sus 160 establecimientos, un 58% más que en 2014, aunque su espacio para comprar en Cataluña sólo haya crecido un 10%. 

Los alemanes no se asustan

Estos años de incertidumbre política ha coincido con el período de expansión más fuerte de los gigantes alemanes. Lidl ha aumentado de 95 a 106 tiendas en cuatro años, un 11,5%, mientras que Aldi ha repuntado un 30%, desde los 49 a los 64 establecimientos. Consum, el regional valenciano que no deja de ampliar sus territorios, es uno de los ‘no catalanes’ que mejor ha aumentado su presencia en Cataluña  con un crecimiento del 21% en tiendas, hasta las 195, y un aumento del 26% de su espacio de venta.  

Esta etapa del gran consumo en Cataluña donde ha destacado también GM Food Ibérica, un operador que tiene el 54% de sus tiendas y que se considera regional catalán hasta que el grupo familiar presidido por Ramon Miquel vendiera la sociedad a la china Brigth Food en 2015. En este período, GM ha aumentado un 35% sus tiendas y un 25% su espacio. Esta cadena de origen catalán tiene ya 357 tiendas en este territorio.