Doce clubes europeos, entre ellos el Real Madrid, el FC Barcelona y el Atlético de Madrid, han anunciado a primera hora de este lunes la fundación de una Superliga internacional propia, que estará compuesta por un total de 20 equipos, dispuestos a tener conversaciones con UEFA y FIFA, y con intención de empezar a jugarla en 2022/2023.

"Doce de los clubes de fútbol más importantes de Europa anuncian hoy lunes que han llegado a un acuerdo para formar una nueva competición, la Superliga, gobernada por sus Clubes Fundadores", señala el comunicado publicado en la web del Real Madrid, que confirma la noticia adelantada en exclusiva por Vozpópuli el pasado 20 de octubre y que tiene a bancos y vehículos de inversión como JP Morgan y la Key Capital del expresidente de Endesa, Borja Prado, como sus principales valedores.

Entre los primeros clubes fundadores aparecen el Milan, el Arsenal, el Atlético de Madrid, el Chelsea, el FC Barcelona, el Inter de Milán, la Juventus, el Liverpool, el Manchester City, el Manchester United, el Real Madrid y el Tottenham Hotspur. "Se invitará a otros tres para que puedan unirse antes de la temporada inaugural que empezará lo antes posible", avisan sus promotores. El objetivo es multiplicar por cuatro los ingresos (unos hipotéticos 1.000 millones para el campeón).

La estructura primigenia de la competición tendrá a Florentino Pérez como su presidente, quien, como avanzó este medio, ha impulsado la Superliga hasta el punto de imponer al Atlético de Madrid entre los equipos participantes. Está prevista, a lo largo de este lunes, la propuesta de UEFA, que entraría en marcha en la 2024/2025, y que, como también adelantó este medio, busca frenar la Superliga con un proyecto de 5.000 millones de la mano del banco de inversión Barclays.

"De cara al futuro, los Clubes Fundadores esperan mantener conversaciones con la UEFA y la FIFA buscando las mejores soluciones para la Superliga y para el conjunto del fútbol mundial", añade el comunicado, que advierte que la creación de esta nueva liga "se produce cuando la pandemia mundial ha acelerado la inestabilidad del actual modelo económico del fútbol europeo", en línea con lo que ya también avanzó este medio. Ante las posibles represalias de la UEFA, FIFA y las Ligas (el proyecto solo deja cinco cupos para clasificaciones desde las ligas), los promotores de la Superliga ya trabajan en recurso legales de amparo de su idea y proyecto.

20 equipos, 15 de ellos fijos

En cuanto al formato, la solución final llega tras intensas negociaciones con la UEFA, de la que se espera una respuesta este mismo lunes, en el orden del día de su sesión.

La llegada de la Superliga se terminó de materializar en la madrugada de este lunes, tras una serie de comunicados de rechazo de la UEFA, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), LaLiga, la Federación Inglesa de Fútbol (FA), la Premier League, la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y la Lega Serie A.

En el formato definitivo de la Superliga, participarán 20 clubes, los 15 fundadores y otros cinco equipos adicionales que "se clasificarán anualmente sobre la base del rendimiento de la temporada anterior" y todos sus partidos "se jugarán entre semana". "Todos los clubes seguirán compitiendo en sus respectivas ligas nacionales, preservando así el calendario tradicional que está en el centro de la vida de los clubes", añade el comunicado de los fundadores.

"Si esto sucediera, deseamos reiterar que nosotros, la UEFA, la FA inglesa, RFEF, FIGC, la Premier League, LaLiga, Lega Serie A, pero también la FIFA y todas nuestras federaciones miembro, seguiremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto, un proyecto que se fundamenta en el interés propio de unos pocos clubes en un momento en que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad", advirtieron.

"Durante años, los Clubes Fundadores han tenido como objetivo mejorar la calidad y la intensidad de las competiciones europeas existentes y, en particular, crear un torneo en el que los mejores clubes y jugadores puedan competir entre ellos de manera más frecuente", dicen, admitiendo que el proyecto, que choca de manera frontal con la tradicional Copa de Europa, la Liga de Campeones de la UEFA, lleva años gestándose.

"En los últimos meses se ha mantenido un diálogo intenso con los órganos de gobierno sobre el futuro formato de las competiciones europeas. Los Clubes Fundadores creen que las soluciones propuestas por los reguladores no resuelven las cuestiones fundamentales, que son tanto la necesidad de ofrecer partidos de más calidad, como obtener recursos financieros adicionales para todo el mundo del fútbol", añaden, en relación al proyecto que presenta este lunes la UEFA.

Dos grupos de diez con partidos de ida y vuelta

La nota adelanta también otros detalles del formato que quieren para la nueva liga. "La temporada comenzará en agosto con la participación de los clubes en dos grupos de diez, que jugarán partidos de ida y vuelta; los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que terminen en cuarta y quinta posición jugarán un playoff adicional a doble partido. Posteriormente se jugarán playoffs de doble partido a partir de cuartos para llegar a la final, que se disputará a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral", desvelan.

Los promotores de la Superliga también avanzan la intención de crear una liga femenina "lo que contribuirá al avance y desarrollo del fútbol femenino". "Este nuevo torneo anual proporcionará un crecimiento económico significativamente mayor, lo que permitirá apoyar al fútbol europeo a través de un compromiso a largo plazo, de que las aportaciones a la solidaridad, crezcan en línea con los ingresos de la nueva liga europea", apuntan.

"A cambio de su compromiso, los Clubes Fundadores recibirán, en conjunto, un pago de una sola vez de 3.500 millones de euros dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia de la covid", añaden en la nota que incluye las primeras declaraciones de Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la Superliga, acompañado de sus vicepresidentes Joel Glazer (presidente del Manchester United) y Andrea Agnelli (Juventus), convencidos de que "la Superliga abrirá un nuevo capítulo para el fútbol europeo, asegurando una competición e instalaciones de primer nivel, y un mayor apoyo financiero para la pirámide del fútbol en general".