La empresa sueca telecomunicaciones Doro ha cerrado la compra de la empresa española de teleasistencia y aplicaciones de salud, Victrix. Una operación que se ha cerrado en cerca de 2,5 millones de euros, entre pago en metálico y acciones de Doro, que une a una empresa conocida en España por su oferta de  teléfonos móviles para personas mayores y un proveedor sanitario del Gobierno durante la crisis del coronavirus.

El pasado martes, la empresa de teleasistencia con sede en Madrid recibía un contrato del Ministerio de Sanidad para el análisis de una gran cantidad de datos vinculados al coronavirus en residencia. Una actividad que confirman desde la empresa, aunque matizan que no pueden aportar más información por compromisos de confidencialidad. 

Una actividad que ahora ejecutara desde el Grupo Doro. Un operador sueco que ha realizado una gran apuesta por hacer más accesibles los teléfonos inteligentes a las personas mayores. La compañía tiene una división llamada Doro Care con la que ofrece soluciones de teleasistencia y atención social para ayudar a las personas mayores y discapacitadas, una división en la que se integrará Victrix. 

Esta empresa española, aunque con sello británico, se lanzó en 2016. En tres años, ha logrado multiplicar por cinco sus ingresos de 60.742 euros a los 350.770 euros con los que cerró 2019. Todavía no ha logrado cerrar un ejercicio con beneficio, aunque este último año completo se puede considerar como 'break even' (punto muerto) con pérdidas de 19.800 euros. 

Un sector que crece con la pandemia

“El mercado de soluciones digitales coordinadas de atención médica y social está creciendo rápidamente y se está acelerando debido a la pandemia, por lo que el momento es perfecto ", explican desde la empresa española. Victrix tiene como director ejecutivo y fundador a Joe Killen. Un empresario que fundó en octubre de 2016 la compañía en España tras cerca de 20 años como directivo de la empresa británica de salud, Tunstall. 

Doro, por su parte, es una empresa ya consolidad que cotiza en la Bolsa de Estocolmo. Su capitalización se eleva hasta los 110 millones de euros, 1.600 millones de coronas suecas al cambio actual, con una facturación que se eleva hasta los 190 millones de euros con una gran expansión en los países nórdicos, Reino Unido e Irlanda. 

La empresa sueca ve en Victrix una forma de expandir mercado y ampliar su experiencia en el mercado del cuidado a personas con necesidad de asistencia a través de la tecnología. Una vía de negocio que, sin duda, tiene gran actividad con la pandemia.