El gobierno sueco instaurará, a modo de prueba, una jornada laboral de seis horas diarias, cinco días a la semana con el mismo sueldo, en el municipio de Gotemburgo para ver si mejora la productividad de los empleados y este sistema permite crear más puestos de trabajo.

"Ha llegado el tiempo de probar si esto realmente va a funcionar en Suecia. Haremos el experimento y compararemos, después tomaremos una decisión legislativa en firme extensible a todos los trabajadores", ha explicado el vicealcaldde de Gotemburgo, Mats Pilhem, al periódico sueco 'The Local'.

Los trabajadores municipales serán divididos en dos grupos: el primero mantendrá su actual ritmo de siete horas diarias, mientras que será el segundo el que vea reducida su jornada a seis horas. A ambos se les mantendrá el mismo salario que en la actualidad.

Este "experimento", del que la oposición ya se ha aventurado a calificar como populista, según recoge el rotativo 'Göteborg Daily', ya se realizó en una fábrica de automóviles y los resultados fueron alentadores según los empresarios. Las autoridades creen que con un día laboral una hora más corto, los trabajadores "se sentirán mejor física y mentalmente" y también habrá un menor ausentismo laboral.