El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) de España es una entidad pública empresarial destinada a promover la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas españolas. Depende de la Secretaría General de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación y acaba de conceder una subvención de 315.000 euros a la empresa catalana Tecnovelero para la producción de un coche eléctrico.

Este pequeño fabricante tiene previsto el desarrollo de un modelo de coche eléctrico llamado Virante que será producido totalmente en Tarragona. Según informa la compañía, con sede en el polígono industrial Riu Clar de Tarragona, esta ayuda se destinará a la contratación de talento del territorio y a tareas de I+D+i.

Tecnovelero se halla en la fase de producir este coche a escala 1:5, totalmente funcional, y la ayuda se destinará a la escala 1:1 y a su industrialización. El ingeniero Javier Lavernia es el director general de la compañía y responsable del proyecto, que cuenta con el apoyo de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y el Institut Comte de Rius y confía en el "talento y las capacidades en nuestro territorio".

Características del coche eléctrico

El coche eléctrico que desarrolla la compañía es un pequeño turismos de 2,5 metros de longitud y un interior para dos plazas, muy ligero con unos 500 kilos de peso y, según la empresa, ofrece alta capacidad de carga, y se fabricará con motores de diferentes potencias para alcanzar una autonomía de hasta 300 kilómetros. Su precio se estima estará por debajo de los 10.000 euros.

El proyecto que apoya el CDTI se alinea con las actuales regulaciones europeas, que obligan a los fabricantes a desarrollar tecnologías para combatir el cambio climático y, también, a velar por la salud de las personas por el efecto de la contaminación ambiental, subraya la compañía.

800 millones en Nissan Barcelona

Si finalmente sale adelante el proyecto de Tecnovelero, se uniría al también nuevo proyecto para la planta barcelonesa de Nissan, para la que se ha postulado el constructor de vehículos eléctricos sueco Inzile con el fin de producir hasta 5.000 unidades anuales del modelo de camión eléctrico Pro4, según un comunicado remitido por la empresa.

La compañía aterrizaría en la Zona Franca en el marco de un 'hub' de descarbonización que supondría una inversión de 800 millones de euros e incluiría sistemas de reducción de dióxido de carbono o un centro de formación, según ha avanzado La Vanguardia. El consejero delegado de Inzile, Ragnar Ahgren, ha apuntado que el mercado español "tiene un amplio conocimiento en automoción", lo que lo hace atractivo para la empresa, ya que sería una forma eficiente y rápida de iniciar su producción.

La voluntad de Inzile, que llegaría a Barcelona de la mano de "una entidad promotora española", es iniciar la producción en 2022 y que se convierta en su centro de producción en el sur de Europa. La empresa destaca que en la planta de Nissan se han fabricado "turismos, vehículos comerciales, todocaminos, camiones y autobuses" y que existe una importante red de subcontratistas bien establecidos.

Es, de momento, el proyecto más avanzado para la emblemática fábrica de Zona Franca, para la que la comisión de reindustrialización de Nissan se ha impuesto el 31 de marzo como fecha límite para recibir propuestas para ocupar las plantas que la empresa japonesa abandonará a finales de este año.