Los Presupuestos de 2021 presentado por el Gobierno contempla una subida de impuestos a la mayoría de los contratos de seguros que se firman en España. Este incremento del gravamen, que pasará del 6% al 8%, tendrá un notable impacto sobre la economía tanto de las empresas como de los hogares. En concreto, alrededor del 90% de las familias españolas se verán afectadas por el incremento de este tributo, de acuerdo con los datos recogidos por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) y facilitados a Vozpópuli.

La inmensa mayoría de las familias en España tienen contratado algún tipo de seguro. Los más comunes son los de automóvil (79%), aunque son igualmente reseñables los de hogar (74%) o decesos (45%), según la última encuesta de presupuestos familiares realizada por Unespa. También las empresas españolas se verán afectadas por esta subida, pues son muchas las que tienen contratados diversos seguros para el desarrollo de su actividad, tales como los de responsabilidad civil, robo o daños en sus instalaciones productivas.  

El Gobierno calcula que el incremento del Impuesto sobre las Primas de Seguros (IPS) supondrá un aumento de la recaudación de casi el 25% que recaerá directamente sobre los propios usuarios de las pólizas implicadas; es decir, unos 500 millones de euros más. Así lo apuntó la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al presentar esta medida recogida en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021, que apuntalan el afán del Ejecutivo por subir impuestos, especialmente a las grandes empresas

El Gobierno celebra que la subida supondrá un incremento de la recaudación del Impuesto sobre las Primas de Seguros de 500 millones de euros, mientras que el sector se muestra preocupado por cómo afectará a esta industria, que representa el 5% del PIB

Unespa lamenta esta subida del Impuesto sobre las Primas de Seguro en un sector que representa el 5% del PIB en España, que da empleo directo a más de 50.000 trabajadores y con el que trabajan indirectamente más de 550.000 profesionales. "Hay que tener en cuenta, además, que el Impuesto de Primas de Seguro es regresivo desde un punto de vista social", valoran desde Unespa, que inciden en que esta medida "perjudica a las personas y a las empresas que, a través del seguro y con un criterio de responsabilidad, aseguran su vida diaria, su patrimonio y sus actividades empresariales y profesionales frente a los posibles daños que puedan causar a terceros".

Excepciones en la subida de impuestos a las pólizas de seguros

Esta subida no se plantea a todas las pólizas por igual, aunque sí afecta a las más habituales. Quedan fuera los seguros de asistencia sanitaria, enfermedad, crédito y caución, operaciones de reaseguro y relacionadas con planes de previsión, los seguros agrarios combinados, los seguros colectivos o sociales obligatorios usados como alternativa a los planes y fondos de pensiones. 

Aunque el Gobierno contempla diversas excepciones, la subida afectará a las pólizas más habituales entre familias y empresas españolas

El Gobierno también contempla otras excepciones, como aquellas referidas a operaciones de seguro relacionadas con el transporte internacional de viajeros o mercancías, las operaciones relacionadas con buques o aeronaves destinadas al transporte internacional -salvo las actividades privadas de recreo- y los seguros de vida, a excepción de que existan garantías complementarias.

"Una medida desproporcionada" 

A pesar de estas excepciones, para Unespa "se trata de una medida desproporcionada y carente de justificación". Esta asociación empresarial, que recoge el malestar de las entidades aseguradoras españolas, alerta de que la subida de este impuesto "puede derivar en una disminución de las protecciones que contratan familias y empresas y, por consiguiente, en una mayor exposición al riesgo por parte del conjunto de la sociedad y la economía del país". 

A la subida del Impuesto sobre las Primas de Seguro hay que añadir la rebaja de los límites de aportación a los sistema de pensiones

Además, inciden en que a la subida del Impuesto sobre las Primas de Seguro "hay que añadir la rebajada de los límites de aportación a los sistema de previsión individuales de 8.000 a 2.000 euros", lo que "afectará negativamente a los más de 7,5 millones de partícipes en planes de pensiones y a casi 1 millón de asegurados en planes de previsión asegurados", algo que también ha sido denunciado por la Asociación Española de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).