La agencia estadounidense de calificación S&P ha decidido este viernes mantener el rating de España en BBB+ pero advierte de que las tensiones entre Cataluña y el gobierno central podrían comenzar a pasar factura a la inversión y la confianza, según informa El Economista.

Reconoce que el crecimiento económico es potente, pero "en nuestra opinión, las tensiones entre el gobierno central y el gobierno regional de Cataluña, si no se controlan, comenzarán a pesar sobre la confianza y la inversión de las empresas, lo que podría debilitar las perspectivas de crecimiento de España", indica la agencia en una nota.