El Gobierno lleva dos meses sin aprobar ayudas directas a través del fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Medio centenar de empresas esperan un balón de oxígeno que no termina de llegar y algunas de ellas advierten que la parálisis en los procesos para conseguir financiación está poniendo en riesgo su supervivencia.

En concreto, la SEPI sólo ha concedido 968 millones de euros de los 10.000 millones destinados a este fondo, es decir, menos de un 10% del total. Las beneficiarias han sido cuatro empresas: la aerolínea Air Europa con 475 millones, Duro Felguera con 120 millones, la empresa turística Ávoris Corporación Empresarial con 320 millones (propiedad de Globalia y Barceló), y la polémica compañía aérea Plus Ultra con 53 millones de euros.

El primero de los rescates, el de Air Europa, se aprobó en noviembre. Pasaron varios meses hasta que la SEPI cogió ritmo con la concesión de ayudas y, ya en marzo, acordó las tres restantes en semanas consecutivas (el 2 de mayo las de Plus Ultra y Duro Felguera y el 9 de marzo la de Ávoris). Sin embargo, el escándalo de Plus Ultra hizo que el organismo público frenara en seco los procesos.

El Consejo de Ministros no ha aprobado ni un rescate desde el pasado 16 de marzo, cuando dio luz verde a la concesión de préstamos a Ávoris Corporación Empresarial por valor de 320 millones de euros. Como marca el proceso, esta ayuda se había aprobado una semana antes en el seno de la SEPI. En concreto, el Consejo Gestor del fondo dio su visto bueno el 9 de marzo, un día antes de que Vozpópuli desvelara el escándalo del rescate de Plus Ultra.

"Hay un verdadero riesgo de quiebras"

Varias compañías inmersas en procesos de rescate denuncian a este periódico que el tiempo se agota y los procesos continúan completamente paralizados. "Hay un verdadero riesgo de quiebras si no se ponen la pilas", comentan las fuentes consultadas. Las mismas fuentes aseguran que la SEPI acumula peticiones por cerca de 4.000 millones. Por sectores, el turismo, el transporte y la industria copan la mayoría de solicitudes que por ahora se conocen.

Entre las primeras solicitudes hechas públicas destacan las de la siderúrgica Celsa (700 millones), Tubos Reunidos (112 millones), Naviera Armas (120 millones), Wamos (75 millones), o las hoteleras Hotusa (320 millones), Serhs (28 millones) y Room Mate (50 millones).

También destacan otras empresas turísticas como Hesperia (55 millones), Selenta (50 millones), la empresa de autobuses Julià (37 millones) o la agencia de viajes Pangea (25 millones). En el sector de la industria, han pedido ayuda la acerera Rugui Steel (25 millones) y la maderera Losán (35 millones), entre otras.

El Consejo Gestor de la SEPI está formado por el vicepresidente de SEPI, Bartolomé Lora; la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva; la subsecretaria del Ministerio de Hacienda, Pilar Paneque; el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Raúl Blanco; la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen y el secretario general y del Consejo y director jurídico de SEPI, Javier Loriente.

La titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid, Esperanza Collazos, ha abierto una investigación contra Bartolomé Lora y el resto del consejo de administración de la SEPI (que coincide con el Consejo Gestor del fondo) por un supuesto delito de malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y cohecho. 

El escándalo de Plus Ultra

La aerolínea ha sido rescatada con un fondo destinado a empresas que fueran "estratégicas" para la economía española antes de la pandemia, acrediten no estar en crisis a 31 de diciembre de 2019 y presenten un plan de viabilidad a medio-largo plazo. Sin embargo, en 2019 Plus Ultra sólo operaba el 0,03% de los vuelos con cuatro aviones y la empresa acumulaba pérdidas desde su creación en 2011.

Además, la aerolínea, cuyos principales accionistas están vinculados con el régimen venezolano de Nicolás Maduro, únicamente ha contado con un avión en flota durante los últimos meses. Según ha podido comprobar este periódico a través de la herramienta FlightRadar24, trasladó un segundo avión de Malta a Madrid el pasado 26 de marzo, aunque desde entonces no ha operado ningún vuelo comercial con él.