El Ministerio de Trabajo ha lanzado una licitación por valor de diez millones de euros para garantizar el mantenimiento y la reparación de los sistemas y equipos informáticos del Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), que según las quejas de sus propios empleados están obsoletos.

La plantilla, que se enfrenta a un volumen de trabajo sin precedentes por el impacto que ha tenido la pandemia de la covid-19 en el tejido social, lleva desde hace un año pidiendo refuerzos: más personal y una inversión decidida en tecnología que pueda facilitarles el trabajo.

Como ya ha contado Vozpópuli, los empleados tienen que trabajar con equipos que tienen una media de 35 años, lo que favorece las incidencias y dificulta la tramitación de las prestaciones.

Este mismo martes, el Boletín Oficial del Estado (BOE) recogía el anuncio de licitación, que servirá para mantenimiento tanto de hardware como de software. Las empresas que opten al contrato podrán presentar ofertas hasta el día 1 de marzo.

Se duplica la dotación del SEPE

Según la memoria justificativa del contrato, los equipos a reparar y mantener se encuentran en la sede central del SEPE en Madrid, en el centro alternativo de respaldo CARES, y también en las direcciones provinciales, oficinas de empleo y de prestaciones, y centros nacionales de formación ocupacional.

El SEPE tiene actualmente un contrato de mantenimiento trianual que expira el 28 de febrero y que no puede ser prorrogado, de ahí que se licite este nuevo procedimiento para los próximos tres años, que es un 170% más caro que el anterior, precisa el Ministerio.

La cuantía total del contrato ha pasado de 3,6 millones de euros sin IVA a unos 8,4 millones, también sin IVA, debido a que se han incluido dos lotes nuevos: uno para servidores, procesadores, memoria y almacenamiento; y otro para los sistemas centrales.

El contrato incluye la reparación y mantenimiento de los equipos microinformáticos, los ordenadores personales, de sobremesa y portátiles, con todos sus elementos (CPU, memoria, disco, placa base, fuentes de alimentación, tarjetas de red, unidades de disquete, lectores y grabadores CD/DVD, monitores, teclados, ratones, etc.) así como escáneres, dispositivos de captura de firmas manuscrita y webcams.