Sólo un 4% del total de la planta hotelera cuenta con sellos o distintivos 'covid free' expedidos por el Gobierno. Estos acreditan el cumplimiento de las reglas sanitarias, es decir, los protocolos que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo lanzó el pasado verano para prevenir contagios de covid-19 y que todos los establecimientos deben cumplir.

El Ejecutivo está otorgando a las empresas que lo solicitan un distintivo de 'buenas prácticas avanzadas', asegurando al cliente que el establecimiento está "preparado" para la covid-19 y se reduce el riesgo de contagio. Lo hace a través del Sistema Integral de Calidad Turística En Destinos (SICTED).

"Los establecimientos SICTED distinguidos en este proceso han implantado y superado una evaluación externa que garantiza el estricto cumplimiento de todos los requisitos recogidos en las Buenas Prácticas Avanzadas SICTED COVID-19, ofreciendo a sus clientes un servicio más controlado y seguro", aseguran en la página web.

Según los datos ofrecidos por la Secretaría de Estado de Turismo, 325 hoteles y apartamentos turísticos cuentan con este distintivo expedido por el Ejecutivo, una cifra que apenas representa el 4% de los 7.684 hoteles abiertos en España a diciembre de 2020, el último mes registrado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En cuanto a los alojamientos rurales, sólo 91 establecimientos -de 12.779 abiertos a diciembre de 2020- cuentan con el sello, es decir, menos del 1%. Algo parecido ocurre en los albergues, puesto que de los 100 que había abiertos a finales de año, únicamente 6 cuentan con el citado sello.

En total, 1.412 establecimientos turísticos tienen el distintivo de 'preparado Covid-19', entre alojamientos, agencias de viajes, restaurantes, bares, comercios, alquiler de vehículos, campos de golf, parques de ocio, servicios de limpieza, etc. Hay que tener en cuenta que son los propios establecimientos los que lo piden, es decir, que es una iniciativa voluntaria.

Además, a este distintivo sólo pueden acceder aquellos establecimientos ubicados en los 214 destinos adheridos al programa, pues son los propios ayuntamientos los que constituyen la mesa de calidad que evaluará a los establecimientos, según explican desde la Secretaría de Estado a Vozpópuli.

Sellos turísticos.
Los sellos turísticos del Gobierno.

'Responsible tourism', otro polémico sello

El Ministerio de Turismo ha estado envuelto en polémica por otro sello, conocido como 'Responsible Tourism'. Las empresas podían obtener el distintivo lanzado en junio sólo con hacer una "declaración responsable" de que adoptaban los protocolos sanitarios. No obstante, un mes después el Gobierno interrumpió el proceso de concesión tras confirmarse que se estaban otorgando a usuarios falsos.

La patronal hotelera reclamó medidas inmediatas y el Ministerio dejó en 'stand by' la página web desde la que se solicitaba el sello, que todavía, seis meses después, sigue "en mantenimiento". Desde la Secretaría de Estado de Turismo comentan a Vozpópuli que no hay novedades sobre este asunto. De momento el Gobierno sólo está proporcionando el otro distintivo mencionado, el de SICTED.

Horas después del escándalo de lo sellos 'Responsible Tourism', se relevó a la que entonces era secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver; ocupando su puesto Fernando Valdés. El Gobierno vinculó el cambio a que Oliver pasaría a desempeñar un cargo "de relevancia internacional" en la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Además, tal y como informó este periódico, el distintivo ideado y otorgado por el Gobierno para acreditar que los establecimientos turísticos cumplían las reglas sanitarias inicialmente se convirtió también una vía para esquivar el pago y el control de las auditorías, pues en realidad nadie se encargaba de comprobarlo.

Otros sellos 'privados'

El Ministerio de Turismo elaboró los protocolos sanitarios que sirven de base para los sellos en colaboración con el Instituto de Calidad Turística Español (ICTE), un organismo español privado, aunque en su junta directiva figura la Secretaría de Estado de Turismo, entre otros organismos.

El ICTE también lanzó en verano su propio distintivo, 'Safe Tourism Certified'. Para acceder a él, las empresas deben pasar una auditoría de la mano de empresas homologadas y, por tanto, pagar el coste de la misma; además del precio del uso de la marca 'Safe toursim certified', que oscila entre los 100 y los 500 euros al año en función de la dimensión de la empresa y el número de empleados.

Actualmente hay 295 hoteles y apartamentos turísticos, 44 campings y 20 alojamientos rurales certificados con esta 'etiqueta'; unas cifras que tampoco representan un gran porcentaje sobre el total de alojamientos abiertos en el país.

Finalmente, otras entidades como AENOR también otorgan sellos de 'turismo seguro' frente al coronavirus. Defienden que quienes se sometan a estas auditorías "tendrán la seguridad de estar aplicando protocolos adecuados y reconocidos y, además, podrán demostrar ante clientes, empleados y público en general su compromiso para evitar la propagación" de la covid-19".