El sector turístico espera recuperar este verano la mayoría de la actividad lograda antes de la covid, pero no toda. Según las perspectivas presentadas este martes por la patronal Exceltur, se alcanzará el 49% de la demanda extranjera y el 90% de la demanda española del tercer trimestre de 2019, que comenzará a reactivarse a partir del 10 de mayo, con la caída del estado de alarma.

Con estas cifras, muy condicionadas a las decisiones gubernamentales de los próximos meses y el levantamiento de las restricciones en España y en Europa, mermarían las pérdidas de la actividad turística: 20.000 millones de euros menos respecto al tercer trimestre de 2019, según los cálculos de Exceltur.

De hacerse efectivos estos datos, los empresarios turísticos esperan acabar el año con el 52,5% de lo que representó la actividad en 2019, alcanzando una facturación de 81.000 millones a lo largo del 2021, por debajo de los 154.000 millones generados en 2019 pero casi 30.000 millones más que el "desastroso 2020".

"Es algo peor que lo que estimábamos en enero, pues ninguno de los empresarios dábamos por perdido de una manera tan determinante el primer trimestre y la Semana Santa", comenta José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

El sector turístico no espera recuperarse en el 2021. Los empresarios siguen vislumbrando a muy largo plazo la recuperación total: un 51% no la espera antes de 2023 y un 16% incluso en años posteriores. Apenas un 28% la esperan para 2022.

Un agujero de 116.000 millones hasta marzo

El turismo arrastra un agujero de 116.000 millones de euros. Esto es, las pérdidas sufridas entre marzo de 2020 y el mismo mes de este año. "Esto es el equivalente al 70% de toda la economía griega o al 56% de la economía portuguesa", denuncia Exceltur.

Y es que, en el primer trimestre de este año, la actividad turística ha sufrido un desplome de casi un 80,4% respecto al mismo periodo de 2020 por las restricciones a los viajes. Además, Zoreda apunta que "lo peor es que la agonía del sector se va alargando y agravando, sin distinción entre pequeñas, medianas y grandes empresas".

Las empresas turísticas llevan entre 13 y 17 meses sin actividad. En este sentido, a marzo de 2021 había 755.000 empleos turísticos afectados por la menor actividad, de los que 445.000 estaban en ERTE y 310.000 habían perdido su empleo (afiliados menos a la Seguridad Social respecto al año pasado).

Las regiones más perjudicadas han sido las islas y las grandes ciudades como Barcelona y Madrid, con caídas cercanas al 90% en la demanda. Y por sectores, todos se han visto afectados sin distinción (hoteles, agencias de viajes, transporte...). El único que ha sufrido menos impacto ha sido el de campos de golf, según el estudio de Exceltur.