No ha sido en muchos aspectos 2020 un buen año para el automóvil español, con caída de producción y ventas a niveles de hace décadas. Por ello sorprende que el conjunto del sector en España, que engloba la fabricación, venta y reparación de vehículos, incrementó en 10.000 personas el volumen de empleo, a pesar del impacto de la pandemia.

Y es que, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el sector cerró el ejercicio pasado con un volumen de empleo de 576.400 trabajadores, lo que supone una subida del 1,7% en comparación con las 566.400 personas con las que finalizó 2019. El área de fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques terminó con un total de 232.400 trabajadores activos, lo que representa una progresión del 6% respecto a los 219.100 empleados de un año antes.

Por su parte, el ramo de venta y reparación de vehículos a motor y motocicletas contabilizó un volumen de empleo de 344.000 personas, un 0,9% de disminución si se compara con 2019. Fuentes del sector consultadas por Europa Press explicaron que este retroceso en el sector de distribución y reparación de vehículos se produjo por la fuerte caída del mercado automovilístico español en 2020, que bajó un 32%, a pesar de que este sector fue declarado como esencial ante las restricciones a la movilidad por la pandemia.

La fabricación de vehículos sí logró mejorar su volumen de empleo al cierre del año, pese a la caída del 32% de los vehículos fabricados. Esto fue posible gracias a los ERTE aplicados, que mantuvieron el nivel de empleo y al empuje de los mercados de exportación en la recta final del año pasado.

Más eléctricos, menos híbridos

En 2020, las factorías de vehículos instaladas en España fabricaron 2,26 millones de vehículos, lo que supone una disminución del 19,6% y de 554.000 unidades en comparación, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), mientras que las matriculaciones de turismos y todoterrenos cayeron un 32%, hasta 851.211 unidades.

La producción de eléctricos, clave en el futuro de nuestras fábricas.

Buena parte de los datos positivos en cuanto a la empleabilidad vienen dados por la producción de vehículos alternativos, en especial los eléctricos, clave para las fábricas españolas logrando aumentar en 2020 el número de unidades producidas de este tipo de vehículos. Durante 2020 se acumularon un total de casi 160.000 unidades fabricadas entre eléctricos, híbridos enchufables y gas natural en comparación con las 46.272 unidades producidas durante 2019, aumentando hasta el 7,02% de la cuota total de producción el pasado ejercicio.

Hasta el mes de diciembre, los híbridos enchufables, con una cuota de producción del 3,7% se posicionaron como el vehículo alternativo con mayor fabricación en España, alcanzando las 83.965 unidades producidas. Por su parte, se produjeron casi 56.000 vehículos eléctricos, más que triplicando la producción respecto al año anterior, hasta alcanzar el 2,47% de la cuota de producción, siendo de ellos 46.770 unidades turismos. En cuanto a los vehículos híbridos no enchufables, se ensamblaron un total de 5.504 unidades, que reduce a la mitad su producción del año anterior. Con una tendencia similar los vehículos de gas cierran 2020 con una caída del 33,5% y un acumulado de 19.360 unidades fabricadas.