Semana intensa para el sector de la automoción, que ha visto como el Gobierno, por fin, se pronunciaba sobre la petición de Volkswagen. El grupo alemán había asegurado que apoyaría con hechos la puesta en marcha de la primera fábrica de baterías en suelo español. Tras anunciar la ministra Reyes Maroto la creación de un consorcio público-privado, con Seat e Iberdrola a la cabeza para desarrollarla, el presidente, Herbert Diess, ha asegurado que el grupo alemán producirá vehículos eléctricos desde la planta de Martorell (Barcelona).

Un día después de que el Gobierno diera a conocer que la primera fábrica de baterías de España se situará "cerca" de la planta de Seat en Martorell, Diess ha aprovechado el evento de conmemoración del 70 aniversario de Seat, al que han asistido el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para subrayar la apuesta de Volkswagen por la movilidad eléctrica en España, un impulso sin duda providencial para asegurar el futuro de nuestra industria.

"España tiene un enorme potencial para ser un centro de electromovilidad en Europa", ha dicho en su intervención el máximo responsable de Volkswagen, grupo al que pertenece Seat. "Pensamos producir coches eléctricos aquí en la fábrica de Martorell", ha asegurado el directivo alemán. En julio del año pasado, Seat ya avanzó que invertiría 5.000 millones de euros en los próximos cinco años con la intención de que en 2025 su planta de Martorell pudiera acoger la producción de vehículos eléctricos.

Transformación sostenible de Seat

Con todo, Diess no ha precisado cuándo podría empezar la producción de eléctricos en la planta catalana, que podría adjudicarse la producción de un pequeño eléctrico para todo el grupo Volkswagen. El presidente del grupo Volkswagen ha subrayado que tanto el Gobierno español como Seat y VW comparten "una sola visión: la transformación sostenible de la industria del automóvil" en España.

Y es que Diess ha recordado que la mayoría de coches 100% eléctricos se fabrican actualmente en Alemania, y que España "apenas tiene inversiones" en materia de electrificación, por lo que ha instado a "mejorar los esfuerzos" para que la producción de vehículos eléctricos sea una realidad también en España, que ha recordado que es el segundo fabricante europeo de vehículos. El directivo ha señalado que el grupo Volkswagen triplicó el año pasado las ventas de coches eléctricos, y ha asegurado que por ello el Gobierno y el grupo alemán trabajan de forma estrecha para la transformación de la industria española del automóvil hacia la "movilidad sostenible".

Seat ya anunció ayer que participará junto al Gobierno e Iberdrola en el proyecto para crear la primera fábrica de baterías para coches eléctricos en España, que se ubicará cerca de la planta de Martorell, aunque no se dio a conocer la localización. El directivo ha asegurado que España "no puede perder el tren de la electrificación" y que, aunque Seat hará lo posible por impulsar la movilidad sostenible, no podrá hacerlo en solitario.

"Necesitamos la colaboración del Gobierno, de las instituciones y de otras empresas clave del país", ha dicho Griffiths, que considera "vital" que España impulse un verdadero ecosistema del vehículo eléctrico, que incentive la demanda y que desarrolle la infraestructura de recarga. "Solo así la electrificación será posible", ha remarcado.

Confianza de Nissan

Además del anuncio del nuevo consorcio para el desarrollo de la que sería la primera planta de baterías en suelo español y de que Seat producirá eléctricos en Martorell, Nissan podría verse beneficiada de todo ello si, como cree el secretario general de CCOO en las factorías de Nissan de Barcelona, Miguel Ángel Boiza, la planta de baterías eléctricas que el Gobierno ha anunciado se asiente en las instalaciones de la multinacional nipona en Zona Franca.

"Estamos convencidos de que la planta se ubicará en nuestras instalaciones en Zona Franca porque en la primera reunión de la Mesa de Reindustrialización de Nissan la ministra Reyes Maroto se comprometió a que éste sería un proyecto prioritario y no lo entenderíamos de otra manera", ha asegurado Boiza, en declaraciones a Efe.

Para Boiza, el anuncio sólo puede interpretarse como que la planta irá a los terrenos de Nissan y, en el caso de que no sea así, "será porque el Gobierno ya tiene atado qué proyecto de reindustrialización viene a Zona Franca". La planta de baterías anunciada es la pieza indispensable que todo el sector de la automoción llevaba reclamando para que España se suba al tren de la movilidad sostenible, ya que garantizaría que se pueda fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo.