Las cilindradas medias siguen ganando protagonismo en el segmento del scooter frente a los grandes modelos fruto de una clara mejoría en rendimiento, dinamismo o equipamientos. Un claro ejemplo lo encontramos en el recién llegado Maxsym 400, un scooter completamente renovado que da un enorme salto cualitativo en todos los sentidos. Nada queda del modelo anterior más que su denominación, y en la práctica podemos hablar de un nuevo modelo que supera con creces al anterior en ergonomía, diseño o eficiencia, y que le convierte en una de las opciones más interesantes del momento.

Más compacto, más moderno en su estética y con una renovada parte ciclo y soluciones prácticas como el amplio hueco bajo el asiento para dos cascos integrales o el sistema de arranque sin llave, este nuevo 400 llega mejor preparado que nunca para hacer frente a los muchos rivales que se va a encontrar. Un scooter GT ahora más compacto también siguiendo las tendencias del segmento siendo 40 milímetros más corto y más ligero gracias a su nuevo chasis, más ligero para un resultado en cuanto a dinámica de conducción que se siente mejorada a los pocos kilómetros de estar a sus mandos.

Sin ser completamente nuevo, las mejoras aportadas al motor respecto a la versión anterior no solamente le permiten cumplir con la homologación Euro 5 sino que es ahora ligeramente más potente y mucho más eficiente. La potencia aumenta ligeramente hasta los 34 CV pero, sobre todo, el consumo se reduce en un 32%. Junto a un sistema de escape completamente nuevo y un  filtro de aire optimizado, la respuesta del motor ha mejorado de manera sustancial, tanto como el agrado de funcionamiento sobre todo en los momentos de abrir y cerrar gas con rapidez.

En carretera se mueve con enorme soltura y eficacia.

Una entrega de potencia más fluida y una respuesta en general mucho más suave sitúan a este propulsor como una de las referencias. Corre más y mejor y gasta menos, con una autonomía que da la impresión de llegar sin problema a los 300 kilómetros… y a ritmo no precisamente lento. Tampoco se ha dejado de lado la seguridad o tecnología, e incorpora un control de tracción TCS de última generación que ayuda, como hemos comprobado, en firmes con poca adherencia, pero sin demasiado intrusismo al actuar. También es novedad el  sistema ABL (Advanced Brake Light) que mejora la visibilidad pasiva y ayuda a evitar posibles impactos alertando a los conductores de los vehículos situados detrás mediante la activación del parpadeo del piloto trasero en fuertes frenadas por encima de 70 km/h.

Y es que este novedoso Maxsym permite frenar con total confianza desde altas velocidades gracias a un doble disco delantero de 275 milímetros y pinzas radiales de cuatro pistones. La sólida horquilla aguanta bien el trato exigente en carretera y filtra en ciudad a baja velocidad baches e irregularidades con suavidad. Algo más seca de respuesta es la suspensión trasera de doble amortiguador, ajustable en precarga en cinco posiciones pero en general no tan eficaz como el tren delantero.

En ciudad se siente más ligera y se mueve entre el tráfico con superior agilidad que antes, con una postura muy natural y una viveza de reacciones que le asemeja más a un ligero 125. A la vez, en carretera evoluciona y mejora con un dinamismo que le permite largos desplazamientos a muy buen ritmo. El renovado motor no sólo ha mejorado a nivel de vibraciones y se siente más silencioso, sino que aporta una respuesta más viva desde bajas velocidades. Gana velocidad con mucha rapidez y enseguida te ves por encima de los 120 km/h, manteniendo ritmos superiores con enorme facilidad.

En amplias carreteras o autovías te mueves con una gran sensación de aplomo y seguridad, y el diseño de la nueva cúpula regulable en altura permite adaptarla al grado de protección que quieras. Incluso en su posición más baja protege lo suficiente para realizar largos kilometrajes con total confort. Pero donde más nos ha sorprendido esta nueva Maxsym ha sido en carreteras secundarias, sobre todo en aquellas muy viradas. Afrontas las primeras curvas con cierta precaución, pero en dos o tres frenadas sientes que aguanta mucho más de lo esperado. Frenas con decisión y tumbas de igual manera en la entrada en curva con mucha naturalidad y a un ritmo que va creciendo según vas ganando confianza en sus reacciones. Un scooter sin duda muy completo, confortable y eficiente en ciudad y sorprendente fuera de ella.

Ficha técnica:

Versión Maxsym 400; Motor Monocilíndrico 4T; Cilindrada 399 cm3; Potencia máx. 34 CV a 6.750 rpm; Par máximo 39,5 Nm a 5.250 rpm; Transmisión Por variador continuo; Caja de cambios Automática; Altura del asiento 800 mm.; Peso en seco 215 kg.; Neumáticos 120/70-15 y 160/60-14; Depósito de combustible 13 litros; Vel. máxima 145 km/h; Consumo en recorrido de pruebas 4,1 l/100 km; Autonomía 317 km.; Precio 6.299 euros