Una empleada del Banco Santander en Estados Unidos ha demandado a la entidad por despedirla después de haberse quedado embarazada, según ha podido saber Vozpópuli. La entidad que preside Ana Botín niega cualquier infracción y espera tener la oportunidad de defenderse. "Llevamos muchos años comprometidos con el apoyo a las empleadas", aseguran las fuentes del banco consultadas por este medio.

No obstante, en la demanda, fechada el 3 de febrero de 2021 en Nueva York, la exempleada del Santander asegura que su relación con el banco comenzó a deteriorarse en el momento en el que se quedó embarazada.

En un principio, la entidad dio la opción de teletrabajar a la banquera, pues le diagnosticaron embarazo de alto riesgo. Pero más tarde y de forma "abrupta" Banco Santander "rescindió estas acomodaciones" y amenazó a la empleada con despedirla si no volvía a la oficina.

La demandante volvió a su centro de trabajo "embarazada y desesperada por mantener su trabajo", reza la demanda, que también asegura que la empleada tuvo que ir seis veces al hospital de urgencias por complicaciones en el embarazo.

El Santander le recorta el bonus

Mientras tanto, el Banco Santander recortó dos veces el bonus de la banquera. En 2020 se volvió a quedar embarazada y en ese momento fue despedida. El grupo aseguró que su salida se enmarcó en una reducción de personal, pero en la demanda el abogado alega que se mantuvo a hombres "con menores beneficios" que su defendida. Además, la entidad contrató a un "hombre" para el equipo de la empleada despedida sin tener las "formación requerida para el trabajo".

Además, la demandante critica que el banco haya permitido a todos los empleados trabajar de manera remota durante la pandemia y que esas mismas condiciones no se le hayan mantenido a ella durante su embarazo.

Esta acusación contrasta con la filosofía del Banco Santander y sobre todo con la de su presidenta, Ana Botín, que se ha mostrado siempre de manera pública muy a favor de las mujeres y se ha autoproclamado feminista.

La banquera, desde hace ya varios años, no oculta su lucha a favor de la igualdad entre mujeres y hombres y, de hecho, la entidad de la que ella es número uno lleva a cabo numerosos programas de apoyo a la mujer, ya sean de formación o inclusión laboral.

En una entrevista en la Cadena Ser con Pepa Bueno, la banquera habló sin tapujos de este movimiento con el que se siente identificada. 

Incluso, Ana Botín escribió unas palabras en su perfil personal de LinkedIn en las que expresó por qué se siente feminista y apoya a todos sus lectores a unirse a la causa. 

Banco Santander
La presidenta del Banco de Santander, Ana Patricia Botín

Durante su intervención en La Ser, llamó la atención la afirmación que hizo sobre que si se le hubiera preguntado por ese tema diez años atrás, probablemente hubiera dicho que no. Ahora, la empresaria ha explicado los motivos por los que hace una década no hubiera utilizado esa palabra. 

"Las mujeres no reciben un trajo justo"

Ana Botín, presidenta del Banco Santander

La banquera afirma que no ha pasado por "ningún proceso de reconversión" pero lleva muchos años como ejecutiva y ha visto "lo suficiente" como para saber que, en general, "las mujeres no reciben un trajo justo". 

Ana Botín se muestra contraria a que el feminismo se equipare con un establecimiento de cuotas "porque puede ser injusto tanto para los hombres como para las mujeres". Además, añade que "no se trata de culpabilizar a los hombres, ni tampoco se trata de dar ventaja a un género sobre el otro". 

La diferencia más significativa, según la directiva, es que las mujeres están expuestas a experiencias y expectativas muy diferentes a lo largo de sus vidas.