El Banco Santander entra en el capital de Repsol. La entidad cántabra ha aflorado un 3,5% del capital de la petrolera que supone un paquete accionarial de 15 millones de acciones. Este movimiento se realizó, según el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el pasado miércoles 4 de mayo y con un valor de mercado de 164 millones de euros. 

Santander detalla que esta participación significativa se debe “a la operativa con clientes que realiza en productos derivados”. Su posición se compone de un 1% de acciones directas de la compañía y un 2,5% a través de productos financieros como swap (permuta financiera) y opciones de compra. 

La entidad que presidida por Ana Botín registra esta posición en la CNMV directamente a través de Banco Santander SA y no con la división del grupo  Santander Asset Management, la gestora de fondos de inversión y planes de pensiones del grupo. 

Su entrada al capital le coloca como el quinto máximo accionista de Repsol. Por encima del banco español está Amundi con un 4,5% del capital. La gestora francesa, que lleva desde 2019 en el capital, aumentó este mes de febrero su participación desde el 2,75%. Por encima de ellos, BlackRock y JPMorgan cuentan con el 4,9% y el 6,8% de la petrolera, respectivamente.

Sacyr sigue como máximo accionista

El máximo accionista sigue siendo Sacyr. La constructora española, que compró en 2006 el 20% del capital de Repsol, tiene actualmente su participación protegida con una serie de productos financieros para defender su capital de la volatilidad de la acción de la petrolera.

Repsol fue uno de los valores que más sufriendo el pasado en el Ibex 35. El desplome del precio del petróleo ante las restricciones de movilidad llevaron a la empresa que dirige Josu Jon Imaz a cotizar en 5,10 euros. Ahora, y tras remontar en las últimas sesiones de 2020, el valor de Repsol se sitúa en 11 euros por acción y su revaloración durante los primeros cinco meses de 2021 es del 32%.