Banco Santander ha lanzado su aplicación móvil en AppGallery, la tienda de aplicaciones móviles de Huawei, la compañía china a la que el presidente norteamericano Donald Trump impuso un veto que aún se mantiene pese al cambio de presidencia en favor de Joe Biden.

Se une de esta manera a BBVA, entidad bancaria que desde hace unos días cuenta con su aplicación móvil disponible en la tienda de aplicaciones de la enseña asiática, y también a otras enseñas como Abanca, Banco Sabadell, Bankinter, BBVA, Caixa, EVO, Santander o WiZink. El ritmo de integración de las entidades financieras a la plataforma de Huawei se ha acelerado especialmente durante el último trimestre de 2020 y el primero de 2021.

La noticia es relevante en tanto en cuanto Huawei tiene prohibido desde el pasado mes de mayo de 2019 incorporar los servicios de Google en sus teléfonos móviles, tras ser bloqueada por Estados Unidos.

El Ministerio de Trabajo hace uso de la tecnología de Huawei para la realización de videoconferencias

Las aplicaciones móviles bancarias permiten, entre otras operaciones, realizar transferencias nacionales, traspasos entre cuentas, consultar extractos, comprar y vender valores en Bolsa, contratar fondos de inversión, sacar dinero vía códigos y acceder a asesores bancarios para realizar prácticamente cualquier operación. Son plataformas especialmente sensibles, en tanto en cuanto tratan datos de altísima sensibilidad.

A pesar de la presión estadounidense, Europa mantiene una posición prácticamente neutra en torno a la seguridad y la participación del gigante asiático en las empresas y organismos públicos del viejo continente.

La realidad del problema no se encuentra en los terminales móviles de Huawei, sino en la tecnología 5G. La marca china es el primer desarrollador mundial de redes de esta generación, lo cual posiciona al país asiático como la primera potencia mundial en una tecnología llamada a liderar la siguiente revolución tecnológica.

Por este motivo, Donald Trump prohibió en su día que los operadores del país firmen contratos con Huawei para el tendido de infraestructuras, abogando por hacerlo por otras corporaciones como Ericsson, Nokia o Samsung.

Se trata de un problema que la Unión Europea ha solucionado con la creación de un documento guía -o toolbox- destinado a que cualquier fabricante de red tenga que guiarse por una serie de especificaciones y normas si desea entrar en el negocio del desarrollo de las nuevas redes de telecomunicaciones. De esta manera, cuando una empresa quiere desarrollar infraestructuras 5G ha de guiarse por el documento publicado por la Unión Europea. De no hacerlo, se impediría su participación como provisionador de redes.

El Gobierno usa Huawei en sus videoconferencias

El Gobierno español ha mostrado cierta condescendencia con la tecnología de Huawei, y se ha limitado prácticamente a seguir las directrices marcadas desde Bruselas. Así las cosas, el Ministerio de Trabajo ha hecho uso de los servicios de videoconferencia de la firma con sede en Shenzhen durante la pandemia.

El servicio de videoconferencias de Huawei se enmarca dentro del área de soluciones de comunicaciones en la nube del fabricante asiático. Se trata de un sistema no soportado por algunos dispositivos norteamericanos de la marca Apple (iPad o iPhone), pero sí por ordenadores de la firma de cupertino si se accede desde el navegador de Android (Chrome).

El sistema de videoconferencias de Huawei no es utilizado por todos los ministerios. Otras carteras ministeriales prefieren la tecnología de la empresa norteamericana Cisco, mientras desde Moncloa aseguran utilizar otra aplicación diferente a las antes mencionadas. "El equipo informático de cada cartera o ministerio es el que decide qué tecnología usar en cada caso", explican fuentes cercanas al Gobierno.

Por otra parte, el Centro Nacional de Seguridad Nuclear compró en 2019 una partida de veinte teléfonos móviles de la marca Huawei para parte de los profesionales que prestan servicio en este departamento, tal y como desveló Vozpópuli.