Rami Aboukhair, primer responsable en España de Santander, ha ofrecido los primeros datos sobre la cuenta 1,2,3 lanzada en España el pasado mes de mayo, en la presentación ante analistas e inversores que la entidad realiza entre hoy y el jueves en Londres.

El ejecutivo ha informado que hasta la fecha se han sumado medio millón de clientes a la nueva cuenta y que de esa cantidad 135.000 corresponden a clientes de otros bancos que han traspasado su nómina a Santander. La entidad preve alcanzar los cuatro millones de clientes en cuenta 1,2,3 en el año 2018.

En el último año 1,3 millones de clientes se han pasado a la nueva cuenta

Desde el pasado 25 de mayo los clientes nuevos y existentes de Santander en España pueden contratar ya la Cuenta 1,2,3. Para hacerlo tienen que domiciliar los ingresos, usar la tarjeta de débito o crédito, domiciliar tres recibos y pagar una cuota mensual de tres euros. A través de la nueva cuenta, explicó el banco en su lanzamiento, Santander "aspira a ganar protagonismo en el mercado de particulares autónomos y aumentar el número de clientes".

El grupo español lanzó en Reino Unido su cuenta 1,2,3 World en 2012. En tres años ha logrado 4,3 millones de clientes con saldos en cuentas corrientes por importe de 47.700 millones de libras. En el último año 1,3 millones de clientes se han pasado a la nueva cuenta, que se ha convertido, según datos aportados por Santander, en la primera opción en el país de clientes que han cambiado de proveedor de cuenta corriente, uno de cada cuatro.

El medio millón de clientes captados por Santander para su cuenta 1,2,3 en cuatro meses supone un 25% más que los logrados por el banco presidido por Ana Botín en Reino Unido en el mismo periodo.

Elevará su rentabilidad en Bolsa y las acciones

Asimismo, Ana Patricia Botín ha asegurado que la entidad elevará su rentabilidad en Bolsa y el dividendo que paga a sus accionistas, de forma que el beneficio por acción crecerá a doble dígito en 2018.

Durante su intervención en el Día del Inversor del Santander, que se celebra en Londres, Botín ha explicado los objetivos de la entidad para los próximos años, una etapa en la que se situará al cliente en el centro de una estrategia "sencilla, personal y justa" en la que simplificará la estructura del banco y lo convertirá en el mejor en los diez mercados en los que opera.

De esta forma, la remuneración al accionista comenzará a crecer a partir de 2016 y lo hará a un ritmo de dos dígitos en 2018. Asimismo, el "pay out" o porcentaje del beneficio que se destina a remunerar al accionista debería situarse entre el 30 y 40% en efectivo, ha explicado la presidenta.