El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado un nuevo paquete de ayudas directas para pymes y autónomos por valor de 11.000 millones de euros. Lo ha hecho este miércoles a bombo y platillo en el Congreso de los Diputados, pero sin dar detalles sobre cómo se articularán, ni cuánto del total se destinará a ayudas directas reales para reforzar el capital, ni cuánto se hará a través de quitas a la deuda de los créditos avalados por el Estado a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Fuentes oficiales del Ministerio de Economía han rechazado hacer ninguna aclaración a Vozpópuli y se han remitido a las palabras textuales del presidente. No obstante, las fuentes financieras consultadas por este medio han asegurado que lo anunciado por Pedro Sánchez no soluciona nada porque "es hacer algo que no es eficiente", ya que "los autónomos y las pymes lo que necesitan en este momento es liquidez para seguir sobreviviendo".

Y es que el Ejecutivo estaría planeando hacer un fondo para hacer quitas a los préstamos avalados por el Estado a través del ICO y sólo se brindará a aquellas empresas que lo necesiten. En un principio se dejaría fuera a las empresas inviables.

La quita de la deuda no se ha hecho en ningún país y no son ayudas directas

"Hacer una quita a la deuda obliga a la banca a refinanciar los préstamos y desde el punto de vista regulatorio supone para el sector un aumento de provisiones, lo que implica que la banca podría endurecer las condiciones de financiación en un futuro y perjudicar aún más al tejido productivo español".

Y es que estas mismas fuentes señalan que las quitas son "ineficientes" y además aseguran que "no se han hecho en ningún otro país". Lo que necesita ahora el país son ayudas directas reales para fortalecer el balance de las empresas.

Ayudas directas reales

El sector financiero aboga por que el Gobierno ofrezca un paquete de ayudas directas, que ayuden a favorecer a la solvencia de las pymes y no sólo a atacar la parte de la deuda, que en este momento se mantiene estable gracias a los mecanismos ya aprobados por el Ejecutivo como la carencia (hasta 2022) y los vencimientos (ampliados hasta a los ocho años).

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. Europa Press.

Asimismo, tal y como adelantó este periódico, la quita de la deuda sólo irá destinada a las empresas que han solicitado un crédito avalado por el ICO, lo que supone apenas el 25% del total del tejido empresarial español. Esto podría suponer un problema para la competencia y un aluvión de demandas en el futuro, explican fuentes financieras.

Las declaraciones de Pedro Sánchez

El fondo de los 11.000 millones de euro tiene como fin que las empresas, pymes y autónomos puedan reanudar su actividad, hacer inversiones y contratar personal, ha comentado Sánchez, quien no ha concretado la fecha exacta en la que el Consejo de Ministros aprobará el paquete de ayudas directas.

"Este Gobierno tiene la vocación de no dejar a nadie atrás, sino que tenemos la ambición de mirar siempre hacia adelante. No solo queremos salvar empresas y empleos, sino que queremos reforzarlos y crear nuevas empresas y empleos. Tenemos la vocación inequívoca de seguir doblegando la curva de contagios y de la crisis", ha añadido.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Europa Press.

Para lograr este objetivo, el jefe del Ejecutivo ha remarcado que se hará bajo dos parámetros: la "seguridad y sobriedad" de las cuentas públicas, y la modernización de la economía para crear empleo de calidad.

Según Sánchez, los 11.000 millones suponen una cantidad importante de recursos para apoyar a los sectores del turismo y la hostelería, los más afectados durante "las duras semanas que todavía quedan por delante" y aliviar la situación "extremadamente difícil y compleja" que atraviesan desde hace meses.